Calidad de aire y sanitización, dos aspectos clave para edificios luego de Covid-19

 18-01-2021
A Amigon

 

   

 

Crédito foto: Jimmy Chan en Pexels

Crédito foto: Jimmy Chan en Pexels

 

Al pasar el 87% del tiempo diario en edificios cerrados, la calidad del aire se vuelve un tema crítico, sobre todo luego de la pandemia de Covid-19. Ahora la operación de los edificios deberá centrarse en una correcta entrada de aire exterior y la sanitización de este para asegurar el bienestar de los habitantes.

Ya el tema de la calidad de aire en edificios cerrados, sean hogares, departamentos u oficinas era un tema controversial por recientes estudios. Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA) el ambiente de interiores es de 2 a 5 veces más contaminado que el de exteriores, hasta 100 veces más en algunos casos.

Esa preocupación se extendió con la pandemia de Covid-19, al comprobar que el virus SARS-CoV-2 se transmitía a partir de partículas aerosoles, cambiando la estrategia de sanitizar superficies a ventilar espacios. Así fue como muchas empresas se enfocaron en operar y mantener sus edificios seguros al identificar y mejorar la ventilación interior de un inmueble.

Las recomendaciones para renovar el ambiente de interiores se basan en tres acciones: la entrada de viento fresco, mejores sistemas de filtrado y sanitización mediante tecnologías como luz UV. Compañías como Trane ofrecen soluciones a corto plazo y de menor costo para realizar estas acciones, pues los precios pueden subir a miles de dólares por ciertos dispositivos.

"Existe una visión renovada por la calidad de aire interior y los beneficios que esta puede aportar", dijo Carlos García, director general de Trane en México en un comunicado para NotiPress. "La mentalidad de que la calidad de aire interior se puede arreglar rápidamente a corto plazo hasta que las cosas 'se calmen y desaparezcan' ha cambiado. La gente se está dando cuenta de que la calidad de aire interior es un elemento de importancia permanente, fundamental para la salud y la sustentabilidad a largo plazo de un edificio".

Un buen punto para iniciar es la renovación de las compuertas de aire exterior de un edificio, las cuales normalmente no abren o no funcionan. O bien, controlar la humedad, pues una alta cantidad favorece el crecimiento de organismos patógenos o alergénicos, de acuerdo con la Sociedad Estadounidense de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE).

A las medidas realizadas para asegurar la ventilación y la sanitización contra Covid-19, pueden integrarse la modernización de las capacidades de los sistemas de control. Con controles completamente integrados en edificios puede identificarse cualquier problemática así como desarrollar planes de servicio a largo plazo, reduciendo los costos.

Esta concientización de la calidad de aire resulta forzosa y así asegurar el bienestar de las personas en espacios cerrados, la Covid-19 obligó a identificar y solucionar estas problemáticas. A partir de 2021, los edificios cambiarán por sanitización en cada espacio para un aire fresco y saludable.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS