Eficiencia operativa, la estrategia para la optimización del agua potable

 20-08-2021
Ali Figueroa

 

   

 

Crédito foto: Rahul Pabolu en Unsplash

Crédito foto: Rahul Pabolu en Unsplash

 

De acuerdo con la Coordinación de Ingeniería de Proyectos (CIPRO), empresa dedicada al desarrollo de infraestructura hídrica en México, los recursos hídricos del país se han agravado por la enorme demanda de agua potable. Por ello, la eficiencia operativa es clave para asegurar este recurso vital, en especial frente a la crisis sanitaria y debido a la falta de divulgación sobre el funcionamiento de este proceso. La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) define la eficiencia operativa como "eficiencia física de los organismos operadores", que se traduce en la capacidad de llevar el agua potable desde la fuente hasta los domicilios mientras se cuidan factores como el volumen y prevención de pérdida en el transcurso.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó, el suministro de agua potable proviene de 21 mil 728 obras de toma. Las fuentes de abastecimiento para dichas tomas consisten en 16 mil 624 pozos, 587 ríos, 168 presas, 458 galerías filtrantes y 3 mil 541 manantiales. Por su parte, el Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México agregó, 2 mil 429 municipios cuentan con servicio de agua potable, mil 939 tienen servicios de drenaje y alcantarillado; pero únicamente 787 tienen servicio de tratamiento de aguas residuales.

CIPRO informó en un comunicado de prensa para NotiPress, la eficiencia de un sistema adecuado de agua potable debe contar con una serie de puntos clave. En primer lugar, ingeniería del sistema de abastecimiento; encargada de abastecer gracias al conocimiento sobre cómo funciona la red, así como modelos matemáticos dedicados a sectorizarla para su óptima operación. Este se encarga principalmente de evitar la pérdida de agua entre las fuentes y consumidores durante el trayecto hídrico.

A continuación, la medición de volúmenes de agua es el punto encargado de controlar cuánta agua de produce, entrega y consume. En este proceso se observa el volumen de agua perdido entre su consumo y el trabajo de recuperación para cumplir con niveles de eficiencia internacionales. Por lo tanto la fuente, sectores y consumidores cobran importancia como participantes activos de este proceso de monitoreo. Finalmente, como tercer punto se encuentra el desarrollo institucional del organismo operador, encargado del mantenimiento de eficiencia física. El mantenimiento de la infraestructura del agua potable, detección de fugas y tomas clandestinas, y sectorización son algunos ejemplos de actividades relacionadas.

Gracias a este sistema de eficiencia hidrílica "podemos contar con agua potable en nuestras casas", agregó el comunicado de CIPRO. En ese sentido, sus especialistas recomiendan que los consumidores generen conciencia en sus comunidades para seguir la cultura del ahorro de agua potable. Sobretodo todo ante los focos de alarma y escasez de este recurso que se presentan en México y preocupan a Latinoamérica.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS