El 87% de los empresarios mexicanos estiman, es probable tener que hacer despidos

 10-04-2020
Alejandra Rojas

 

   

 

El impacto económico a las empresas mexicanas está reflejado en la caída de ingresos por ventas, además del mantenimiento de nóminas, lo que pone en riesgo los empleos en el país, como lo confirmó la secretaria del trabajo Luisa María Alcalde, con la pérdida de 346 mil 878 empleos.

Sergio Díaz, el socio director de Vestiga explicó que las afectaciones a las medianas y pequeñas empresas ya han sido notorias con las pérdidas reflejadas debido al confinamiento por coronavirus y agrega que el 93% de los empresarios confirma la afectación económica por la emergencia del COVID-19.

Con relación a las cifras señaladas por la secretaria Luisa María Alcalde, la pérdida de empleos del mes de marzo es equivalente a los empleos generados en 2019, en contraste las cifras podrán ir en aumento. En el análisis presentado por Vestiga, el 62% de los empresarios considera muy o altamente probable que en los próximos meses su empresa reduzca sueldos o recorte personal.

México no es el único país afectado por la pandemia de coronavirus, también la Organización Internacional del Trabajo señaló que los países pertenecientes a la organización han tomado medidas para atender el impacto de la crisis sobre economía con políticas activas en materia fiscal y monetaria.

De esta manera, el 32% de los empresarios considera que el impacto económico de la emergencia de salud en sus negocios será severo, mientras el 36% calcula que el impacto económico en su empresa será moderadamente profundo. Vestiga en su Estudio Nacional de Factores de Impacto en las Empresas realiza recomendaciones para las pequeñas y medianas empresas para poder contener las afectaciones económicas:

  • Reducción de gastos innecesarios.
  • Negociar con proveedores en los mejores términos posibles.
  • Ampliar pólizas de crédito y refinanciamientos, tanto como sea posible y a corto y mediano plazos.
  • Atención al presupuesto de la tesorería para identificar oportunamente problemas de flujo y anticipar medidas.
  • Establecer protocolos para trabajo a distancia, cuando haya lugar.
  • Alistar planes de negociación con proveedores y empleados en materia de pagos, de tal forma que, si es necesario, se pueda bajar presión a las obligaciones de pago mediante reducciones y/o reprogramación o recalendarización.

El gobierno de México ha dado la recomendación a empleadores en apoyar a conservar el salario íntegro de sus trabajadores y llegar a convenidos que beneficien a ambas partes por medio de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo para que se logren preservar los empleos que se generaron en 2019 evitando el mayor impacto posible en los trabajos.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-