El equilibrio, factor clave en el control de gastos

 10-11-2019
Julio Hernández

 

   

 

Ante la llegada del Buen Fin 2019 y las fiestas decembrinas, es importante tener un equilibrio en las finanzas tanto personales como familiares ya que en esta temporada las personas realizan compras mayores y en ocasiones suelen salirse de los presupuestos pactados. Por ello es indispensable tener herramientas para tener mayor control en gastos, incentivar el ahorro y proponer metas financieras.

Los ciudadanos cada vez tienen más posibilidades de hacer una planeación financiera de corte personal o familiar, gracias a la ayuda de las instituciones bancarias, al brindar tutoriales para hacer mejor uso del dinero.

En la actualidad tener un óptimo manejo de nuestros recursos financieros, corre por cuenta de la persona, sin embargo, abunda el hecho de que el ciudadano no pueda tener control por una pésima gestión de sus ingresos y por adquirir artículos o servicios fuera del alcance monetario, materializándose en un daño para las finanzas personales.

No tener la perspectiva de ahorro, impide control de gastos y detonará en deudas perjudiciales hacia las finanzas. El ahorro es la clave para poder comprar un automóvil, una casa, un viaje, regalos familiares y lo más importante, adquirir la tranquilidad de no tener deudas.

Recientemente la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), informó que en México 40% de la ciudadanía no acostumbra el ejercicio del ahorro y las personas que sí tienen su ‘guardadito’ lo destinan a tandas carentes de generar rendimientos y riesgosas.

Invertir el dinero en pagarés de instituciones bancarias, es un buen primer ejercicio, ya que los ahorros introducidos a este instrumento generará un interés en favor del cliente.

Como primer paso rumbo al ahorro es dejar de pensar en gastar, definir una meta económica mensual e ir subiendo el objetivo a bimestral, trimestral o hasta llegar al anual.

Jerarquizar las necesidades es el segundo paso. Toma en cuenta primero los pagos vitales para tu día a día, como por ejemplo la alimentación, pago de agua, gas, renta y transportación. Posteriormente reduce los gastos no esenciales.

Evita adquirir un producto de manera compulsiva. En esta temporada consulta las mejores ofertas y medita previamente tus compras para evitar deudas o la pérdida de dinero por una mercancía de poca utilidad.

Compara los precios de un producto que necesitas en tu casa o habitación, es el cuarto paso. El tiempo es dinero y cuando consultes el precio de esa televisión en diversos lugares, te darás cuenta del ahorro obtenido por comparar.

Nunca gastes más de lo que tienes es el quinto paso. Si consideras a la tarjeta de crédito un instrumento para comprar todo lo deseado cuando no tienes dinero en efectivo a la mano, estás en un error. La tarjeta de crédito es una extensión mínima del dinero que tenemos y el uso correcto es comprando sin sobrepasar el total del dinero disponible.

Finalmente, para alcanzar un equilibrio en el control de gastos, realiza un libro de gastos en una hoja de cálculo donde puedas ver la cantidad de dinero total que es de tu propiedad, agrega un apartado para gastos esenciales y no esenciales, y tus metas mensuales a alcanzar.