Industria automotriz se ve en aprietos frente al coronavirus

 04-03-2020
Iván González

 

   

 

Después del brote de coronavirus en la ciudad china de Wuhan, la llamada "Motor City" del país asiático, la venta de automóviles se desplomó 92% las dos primeras semanas debido a las medidas de salud impuestas tanto por el gobierno chino como por la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, China no es el único país afectado por la contingencia sanitaria. Asimismo, diversas industrias se han visto afectadas, entre ellas la automotriz.

En la ciudad de Wuhan se encuentran filiales de importantes compañías automotrices como Nissan, GM, Peugeot, Honda y Renault, entre otras, por lo que el paro en las operaciones de las plantas afecta no sólo el comercio local, sino el internacional debido a las exportaciones. Nissan cerró su planta en Kyushu, Japón, debido a la falta de suministro de componentes provenientes de China, mientras FIAT Chrysler también detuvo las operaciones de una de sus plantas, ubicada en Serbia, por el mismo motivo.

Una fábrica de MTA ubicada en Lombardía, Italia, cerró por órdenes del gobierno del país para evitar una rápida propagación de coronavirus, lo cual implica un grave riesgo para la industria automotriz debido a que, si la suspensión de actividades se mantiene unos días más, las líneas de producción de las plantas filiales de FIAT Chrysler en Europa se detendrán y, después de ellas, seguirán las plantas de Renault, Peugeot y BMW, aseguró Maria Vittoria Falchetti, miembro activo del consejo de MTA.

Por otro lado, Alemania aseguró que no existen "disrupciones inmediatas" en los suministros provenientes de China, aunque los suministros recibidos en los puertos alemanes se enviaron desde hace cuatro o cinco semanas, por ello la escasez se espera dentro de las próximas semanas, señaló Friedolin Strack, jefe de mercados internacionales de la Federación de Industrias Alemanas (BDI). Por su parte, Herbert Diess, director ejecutivo de Volkswagen, aseguró que la producción y ventas de la compañía europea se están reiniciando lentamente después de un paro de cuatro semanas; "básicamente perdimos febrero en China", dijo, pero confía en la pronta elevación de ventas.

La situación en México no es mejor: el costo de los fletes provenientes de China aumentaron más del doble en costo al pasar de 1,800 a 5,000 dólares por cargas de 140 toneladas, por lo que se generó una baja demanda de este tipo de viajes y, por ende, se produjo un desabasto de piezas en el sector. Las empresas con más probabilidad de salir afectadas son aquellas que dependen de piezas importadas de países asiáticos y no aquellas con una cadena de proveedores establecida en el país.

De esta manera, la industria automotriz se ve en aprietos debido a la propagación del coronavirus alrededor del mundo. Hasta ahora, según el conteo realizado por Johns Hopkins CSSE, son 93 mil 158 los casos confirmados; 3 mil 198 fallecimientos, y 50 mil 690 personas con recuperación total.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-