Las industrias más afectadas por el alza del dólar en América Latina

 08-03-2020
Patricia Manero

 

   

 

Ecuador, México, Brasil, Argentina, República Dominicana, Colombia, Perú, Chile y Costa Rica son los países de América Latina que han registrado casos de coronavirus COVID-19 en la región. En este sentido, los gobiernos locales están fortaleciendo medidas en función de controlar la propagación; los países de Latinoamérica aún exentos de casos se preparan reforzando controles para evitar casos importados y lograr contención rápida del virus. Asimismo, las divisas de la región están mostrando depreciación ante el dólar estadounidense y las industrias se ven afectadas debido a la enfermedad.

Algunas de las posibles consecuencias por el alza del dólar en la región latinoamericana se inscriben en sectores como el turismo, que se ha visto fuertemente golpeado por el virus. En este sentido, según expertos, el miedo al contagio está haciendo que las personas suspendan viajes, aun cuando los negocios no facilitan el reembolso.

Hoteles, operadores de viajes y aerolíneas están viviendo y operando dentro de un colapso financiero, Francisco Coll Morales, economista y analística del Foro de Turismo Mundial explicó, las industrias están viéndose en la necesidad de bajar sus precios y ofrecer ofertas; se calcula, los consumidores han visto una disminución en el precio del pasaje de entre 15 y 30 por ciento. Asimismo, a consecuencia de la depreciación de las monedas locales, los viajes a países que requieren pagar en dólares resultan excesivamente caros.

Otro sector que sufrió un impacto negativo tras el brote de coronavirus fue el de las importaciones, ya que mientras más alto sea el precio del dólar, más aumenta el precio de los productos de importación, por ejemplo, vehículos, transporte, energía y tecnología. En este sentido, gran parte de la industria manufacturera depende directamente de las importaciones de China, en crisis por el cierre de sus fábricas y medidas de sanidad.

Por otro lado, en materia de exportaciones se pueden ver las dos caras de la moneda; las compañías exportadoras se ven beneficiadas a corto plazo por el alza del dólar, ya que los precios se vuelven más competitivos. No obstante, si la divisa estadounidense sube demasiado, representa una demanda internacional débil; por ende, quien exporta está en posibilidad de realizar un mejor negocio gracias al pago en dólar, pero desde otra perspectiva, puede vender mucha menos cantidad de productos debido al poco crecimiento de la economía.

Asimismo, el alza del dólar afecta directamente a la deuda externa de los países latinoamericanos. En este caso, Latinoamérica no tiene el mismo nivel de endeudamiento como algunos países desarrollados, por ejemplo, Japón y Estados Unidos, pero los gobiernos locales siguen la tendencia de endeudarse al creer en un crecimiento económico superior a los pagos de intereses de la deuda. Cabe mencionar, si el dólar sube de manera insólita, algunos países no podrán pagar los intereses.

No obstante, el sector de las remesas ha podido aprovechar de manera beneficiosa la crisis financiera debido al brote de coronavirus. Los países en donde su economía depende mayoritariamente de las remesas enviadas por sus ciudadanos desde el exterior, el alza del dólar resulta positivo, pues las personas que reciben remesas en dólares, reciben más dinero al cambiarlos por moneda local.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-