Presentaciones bien estructuradas motivan al funcionamiento de equipos de trabajo

 29-01-2020
Raquel Colín

 

   

 

Gestionar el desarrollo del personal, convertirlo y mantenerlo como un equipo colaborativo y productivo es fundamental para las empresas. Las presentaciones suelen ser el canal ideal para cumplir dicho propósito, por medio de su uso las compañías priorizan las acciones encaminadas a mejorar y potenciar las habilidades que tiene un grupo de personas, con la visión de trabajar juntas. Según la firma DO IT, a los 20 minutos de terminar una presentación el 60% de lo dicho habrá sido olvidado por las personas. Ante esto, solo una presentación bien estructurada podrá impregnar un mensaje firme.

Una presentación efectiva con el equipo de trabajo, se logra mediante la interacción y el compromiso con un objetivo determinado, y constituye un medio para crear un clima de trabajo favorable. Se debe tomar en cuenta que existen estímulos cerebrales que afectan los procesos mentales y psicológicos del presentador y su audiencia. Tener conocimiento de dichos estímulos, basados en las neurociencias, permitirá preparar una exposición de manera consciente, y lograr el resultado esperado.

Julián Jordan, fundador de DO IT, en el libro Presentaciones Neuro Poderosas al cual NotiPress tuvo acceso previo a su publicación, define este tipo de presentaciones como "una buena obra de teatro, donde el director se asegura de que la audiencia pase por diferentes estados emocionales y salga motivada e inspirada a la acción". En toda presentación persuasiva se busca motivar e invitar a la acción, por ello se debe tener claro lo que se quiere lograr, definir el propósito mayor, y también plantear cuál es el objetivo inmediato después de la exposición; tener un avance, y posteriormente, éste conduzca al resultado final.

Con el fin de llevar a las personas a tomar acción en algo, deben partir de la motivación, y la forma de hacerlo es mediante hacerles salir de su zona de confort, pasando de la pasividad a la acción a través de los procesos cerebrales guiados por la estimulación de neurotransmisores. Jordan hace un desglose de cada aspecto, mencionando que para lograr una presentación exitosa, el primer paso es pensar en la audiencia y tenerla en cuenta durante todo el proceso, definir el objetivo, exponer una situación, plantear una solución, sustentar la información y adelantarse a los posibles cuestionamientos de la audiencia, para finalmente cerrar con una llamada directa a la acción.

Mediante este proceso se puede instalar un estilo de trabajo colaborativo que brinde la oportunidad de inclusión y participación, al invitar a a las personas a comprometerse con los resultados, acciones y metas. Las presentaciones efectivas contribuyen a la formulación y ejecución de una estrategia y dan la posibilidad de solucionar problemas y desafíos de los equipos de trabajo.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-