Responsabilidad corporativa será clave para modelos de negocio en la nueva normalidad

 23-02-2021
Ali Figueroa

 

   

 

Crédito foto: airfocus en Unsplash

Crédito foto: airfocus en Unsplash

 

Como parte de las consecuencias sociales y económicas de la crisis sanitaria por Covid-19, los modelos de negocio enfrentan a diversas exigencias para cumplir con los estándares éticos y ambientales en la nueva normalidad, indicaron especialistas del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). La pandemia llevó a una recesión económica global, donde grandes organizaciones y empresas no quedaron exentas; sin embargo, el daño social, de salud pública y medio ambiente cobra mayor importancia, agregaron.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el 2020 cerró con un Producto Interno Bruto (PIB) global por debajo de las cifras anticipadas durante el primer semestre del año. Asimismo, la contracción del PIB fue equivalente a más del doble de la cifra registrada durante la crisis económica de 2009. Pese a este escenario, sus especialistas resaltaron que nuevos modelos de negocio podrían mitigar el daño económico con el retorno a las actividades productivas, sin ignorar los estrictos periodos de confinamiento sanitario y situación de la oferta laboral.

El WEF indicó, a medida que las actividades productivas regresan y se integran a la nueva normalidad, las organizaciones y empresas encargadas de hacer negocios deben responder a nuevas vulnerabilidades. La responsabilidad corporativa estará orientada a prevenir futuros desastres y responder a dos problemáticas clave en la nueva normalidad: condiciones de trabajo y sostenibilidad.

A la luz de los eventos recientes, junto con la estipulación de los objetivos para un desarrollo sustentable por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la gobernanza es indispensable para generar responsabilidad y estrategias corporativas. Con respecto a ello, la consultoría internacional McKinsey recomendó que las compañías reinventen sus modelos de negocio, con el objetivo de asegurar gobernanza y resiliencia.

McKinsey resaltó cuatro áreas específicas para implementar estrategias corporativas robustas; estas se dividen en recuperación de ingresos, reconstrucción de operatividad, volver a pensar la organización, y acelerar soluciones digitales. Asimismo, estas cuatro áreas deben contar con medidas para generar soluciones sustentables, y respetar los derechos laborales frente a dinámicas como el teletrabajo y home office. "En esta crisis global única, los líderes necesitan nuevos modelos para responder rápidamente a cambios en el entorno de negocios, y asegurar resiliencia ante los desafíos que se avecinan", agregó McKinsey.

Finalmente el WEF indicó, invertir en materia de gobernanza y políticas corporativas responsables permitirá a las empresas contar con herramientas para ingresar a una economía circular. Esta economía se distinguirá por el impacto material y social que contará con las medidas de infraestructura para responder a rebrotes del virus Sars-Cov-2. Esta transición, en medio de la nueva normalidad, solo será posible si los modelos de negocio parten de una responsabilidad corporativa; misma que dará prioridad a factores éticos y ambientales.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS