Responsabilidad social y vinculación, los beneficios del financiamiento sostenible

 05-03-2021
Antonio Moreno

 

   

 

Crédito foto: Ricardo Esquivel en Pexels

Crédito foto: Ricardo Esquivel en Pexels

 

A partir de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el financiamiento verde, social y sostenible permite vincular instituciones y empresas con la responsabilidad social. Algunos de los objetivos planteados por la ONU y que se esperan conseguir para el año 2030 son: contar con agua limpia y saneamiento, producción y consumo responsable e igualdad de género. También, el financiamiento sostenible ayuda a promover el empleo en Pequeñas y Medianas Empresas (pymes) y ayuda a ciudadanos emprendedores.

En el podcast "Sencillo y efectivo", del banco BBVA, Fiorella Rosell, banquera en la Banca Corporativa y de Inversión de BBVA, indicó, los bancos juegan un papel fundamental por la intervención financiera. Por medio de los bancos, se mueve capital en inversiones, préstamos y asesoramientos a diversas compañías, explicó. Además, estas entidades financieras se sumaron a las iniciativas de la ONU para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible por medio del financiamiento social.

Dicho tipo de financiamiento, según Rosell, se da cuando los fondos bancarios son destinados a actividades vinculadas con la cuestión de calidad, salud, bienestar, generación de empleo y préstamos económicos. Asimismo, las instituciones banqueras están en contacto con los empleados y usuarios para conocer sus necesidades como colaboradores y consumidores respecto al cuidado del medio ambiente y la sostenibilidad.

Sobre el financiamiento verde, la ejecutiva explicó, se lleva a cabo cuando se destina capital del banco a actividades vinculadas a los 17 objetivos sostenibles de la ONU. Entre ello están: erradicar la pobreza en el mundo, acabar con el hambre, mejorar la salud y bienestar de las personas, consolidar la calidad de la educación y la igualdad de género. También, respecto a compañías y empresas, los objetivos de la ONU son: asegurar trabajo decente y crecimiento económico, y generar energía asequible y no contaminante.

"El financiamiento es sostenible cuando cubre tanto objetivos ambientales o verdes, como también los sociales", señala Rossell. Asimismo, afirma, los inversionistas tienen cada vez mayor interés por empresas que presentan compromisos con el medio ambiente; además de ser conscientes y responsables de los impactos negativos de las actividades empresariales.

También, el financiamiento sostenible fue tomado como una tendencia por las personas interesadas en el cuidado del medio ambiente. Ello, a parte de generar confianza en el cliente y el trabajador, mejora la reputación del mercado de la compañía, lo cual es beneficioso para las finanzas internas sin dejar de lado las responsabilidades sociales.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS