¿Cómo identificar un robo de datos y qué hacer ante una situación así?

 13-02-2022
Andrés Zimbrón
   

 

Sasun Bughdaryan vía Unsplash

 

Una de las principales amenazas informáticas son las brechas o violaciones de datos, las cuales ocurren cuando un tercero no autorizado accede a la información privada de una organización. El robo de datos personales de clientes y/o empleados o perder datos críticos puede ser de las peores situaciones que le puede pasar a una persona o una compañía.

Algunas regulaciones estrictas en Europa como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) o la Ley General de Protección de Datos (LGPD) en Brasil fueron diseñadas para obligar a las organizaciones a mejorar su seguridad y el manejo de información sensible. También, se encargan de imponer posibles multas económicas y exigen a todas las compañías reportar cualquier incumplimiento de la normativa luego del descubrimiento de una filtración. Sin embargo, estas acciones no son suficientes para frenar dicha práctica ilícita, por ello, algunas compañías, entre ellas ESET, explican cuáles son los impactos reales de la pérdida de datos.

De acuerdo con la compañía de ciberseguridad, perder archivos clave puede variar según el tipo de datos perdidos y el momento cuando ocurre la pérdida. Si se ha realizado copias de seguridad de forma regular de un proyecto importante es una pieza clave para recuperar la información.

Los backups son esenciales si se está trabajando con información sensible, ya que permiten acceder a datos o archivos fundamentales en el trabajo y recuperar los archivos. Estos pueden variar, ya sea desde una imagen muy importante personal hasta datos confidenciales de un producto o una idea propia.

Por esa razón, los especialistas en ESET compartieron con NotiPress algunos consejos prácticos para recuperar información o archivos importantes. Aunque parezca irreal, lo importante es conservar la calma, una reacción impulsiva podría terminar empeorando las cosas, por ello, no se debe cerrar ni cancelar de inmediato las cuentas o archivos abiertos.

En su lugar, conservar la calma, respirar y enfocar la atención para entender qué sucedió puede ser la clave entre recuperar la información o no. "Leer detenidamente los detalles del incidente y comprender que incluso fue robada la información puede darnos pistas de una posible recuperación de información", afirman los expertos.

Otro punto clave es asegurarse que no se es víctima de un phishing, para ello se debe poner suma atención en los detalles, desde el usuario quien envió el mensaje, hasta los enlaces vinculados. Cuando se está en una situación así, lo mejor es avisar a la organización o servicio e informar sobre la situación, el personal especializado podrá detectar si es una estafa o no.

Si no se cuenta con un respaldo o un sistema de ciberseguridad alto, lo mejor es cambiar de inmediato las contraseñas de todas las cuentas. Esto podría evitar una posible estafa o robo de información de otras cuentas incluyendo las redes sociales.

Aunado a ello, revisar las cuentas bancarias también es importante, sobre todo en un momento donde no se sabe con exactitud si fueron extraídos los datos por un tercero. La mayoría de los ciberdelincuentes buscan información bancaria únicamente para realizar una estafa u obtener algún beneficio monetario.

Hoy en día, el robo de datos es una de las prácticas más comunes por los ciberdelincuentes, por tal motivo, es mejor prevenir que lamentar. Según los expertos en ESET lo mejor es utilizar múltiples medios de almacenamiento y respaldar continuamente los archivos. Asimismo, contar con un software de seguridad de alto perfil para no ser víctima de una estafa, phishing u otro tipo de malware, proteger la información a través de Internet es crucial.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS