Neuralink, la fusión cerebro-máquina de Elon Musk

 21-07-2019
Ariadna Armas

 

   

 

Elon Musk, sigue a la cabeza en la carrera de la innovación tecnológica. Esta vez con la presentación de la primera interfaz cerebro-máquina desarrollada por la compañía de Neuralink. Por medio de cables incrustados al cerebro, el empresario sudafricano espera fusionar el pensamiento humano con el de inteligencia artificial.

La empresa de Elon Musk que hasta hace poco todavía se mantenía secreta, presentó durante la tercer semana de julio de 2019, los primeros avances. Se planea que el dispositivo sea un módulo localizado fuera de la cabeza y reciba de forma inalámbrica continuamente información de los hilos incrustados a la cabeza.

De principio, las máquinas podrían ser incrustadas en pacientes con parálisis para permitirles controlar teléfonos inteligentes o computadoras y aunque el dispositivo no está completamente desarrollado ya se presentó el primer avance de los "hilos", cables más delgados que el cabello humano, con menos probabilidades de dañar el cerebro que los materiales usados comúnmente en interfaces para conectar el órgano con una computadora.

Los hilos, también llamados subprocesos tienen la capacidad de transferir una mayor capacidad de datos. Su anchura es de 4 a 6 +m, más delgados que el cabello, los hilos serán introducidos al cerebro a través de una máquina de manera automática. Sin embargo, para el futuro se tiene contemplado, usar rayo láser para atravesar el cráneo, en vez de taladrar agujeros.

Si bien la salida de las investigaciones de Elon Musk y Neuralink al conocimiento público se debió a una estrategia de reclutamiento para entrar a la empresa, el estudio completo también se dio a conocer. En cuanto a las pruebas, Musk, dijo que esperan tener un paciente humano a finales del próximo año. De momento, las pruebas continúan únicamente en ratas.

Neuralink llevará a cabo los estudios neurológicos en conjunto con la Universidad de Stanford, Para recordar los antecedentes, nombró a proyectos y estudios como BrainGate de universidad Brown. Finalmente, el último desarrollo de la empresa es un chip capaz de leer, limpiar y amplificar las señales del cerebro que de momento sólo puede transmitir datos a través de una conexión por cable. En el futuro, el objetivo de este dispositivo es que la conectividad pueda funcionar de forma inalámbrica. Su intención será integrarse al cuerpo humano y transmitir datos sin cables por medio de cuatro dispositivos, tres localizados en las zonas motoras y uno montado detrás de la oreja.

Por parte de las regulaciones bajo las que deberá funcionar el chip y los hilos, Musk aseguró que estarán trabajando de cerca con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) para hacer todo por medio de los procesos regulados y aprobados por la ley.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-