Potencia de la red 5G y su impacto en la infraestructura crítica

 25-01-2022
Fernanda Martínez
   

 

Crédito foto: Cortesía Vertiv

Crédito foto: Cortesía Vertiv

 

La red 5G busca aumentar de forma exponencial la velocidad y un mayor volumen de transmisión de datos. Con esto facilitará el uso de aplicaciones más avanzadas y esenciales para las personas. Sin embargo representa un mayor desafío para operadores, debido a los millones de sitios y dispositivos necesarios para la red. Por su parte, la pandemia provocó un enorme cambio en los hábitos de los consumidores. Por ello el sector de las telecomunicaciones se adaptó a esta nueva realidad y aceleró la digitalización con implementaciones de mayor espectro. En ese sentido, los proveedores de servicios y operadores de telecomunicaciones necesitan considerar adaptar ciertos puntos de su arquitectura en la nueva red 5G.

Respecto al consumo energético y el impacto ambiental, es necesario considerar que la red 5G requiere un mayor número de sitios. Por ello, Gustavo Pérez, director de ventas de Cuentas Nombradas de Vertiv América Latina explicó a NotiPress que "evidentemente afectará el consumo energético y generará más dióxido de carbono si no se adoptan las medidas adecuadas. Por lo tanto, los operadores de telecomunicaciones deben aprovechar las funciones de eficiencia energética de los dispositivos con corrientes alternas y continuas y equipos de enfriamiento con funciones de ahorro energético para soportar los equipos de red 4G".

Asimismo, se deben de considerar la transición de baterías de plomo a baterías de litio. Lo cual puede tener un efecto positivo en el uso de energías y el costo del sitio. Aunque la red 5G es hasta un 90 por ciento más eficientes por unidad de tráfico que sus predecesoras, requieren más energía debido a la mayor densidad de red, la alta dependencia en sistemas de tecnología de información, el mayor uso de la red y el acelerado crecimiento del tráfico. De acuerdo con una investigación realizada por STL Partners y Vertiv, para 2026 las redes de telecomunicaciones consumirán entre 150 a 170% más que en la actualidad.

Por su parte, el crecimiento exponencial del tráfico de datos supone retos adicionales para las telecomunicaciones. El Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) y el creciente número de dispositivos conectados tienen un efecto directo en las temperaturas de los racks debido al aumento en el procesamiento de los datos. Mientras las aplicaciones en el borde de la red 5G se han vuelto cada vez más importantes para las operaciones empresariales críticas, los sitios se han vuelto más resistentes y sofisticados. Incluso cuentan con requisitos de disponibilidad de nivel empresarial y capacidades de gestión y monitoreo remoto. Por ello, los operadores de telecomunicaciones deben considerar este punto para asegurarse de que las soluciones de enfriamiento puedan soportar estos tipos de necesidades críticas de forma confiable y segura. En ese sentido, se requieren microcentros de datos o centros de datos en el borde de la red para ofrecer soluciones en todo tipo de aplicaciones.

También los gobiernos centrales y locales juegan un papel primordial en la implementación exitosa de la red 5G. No solo son cruciales al preparar y lanzar las licitaciones o las autorizaciones para las nuevas tecnologías, también al ejecutar nuevas leyes o modificaciones de las legislaciones actuales para la instalación de antenas 5G. En Latino América, los estándares normativos están desactualizados en lo relacionado con la red 5G. Por ello deben actualizarse para garantizar los niveles de servicio y asegurarse de que las compañías operadoras no sacrifiquen la calidad del servicio en su carrera por competir. Actualmente se vive una época de interconectividad, por eso es necesario la red 5G. Su foco principal tiene que estar en la disponibilidad, la eficiencia y la preservación de los recursos de telecomunicaciones.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS