Startup Israelí provee respiradores artificiales para casos graves de coronavirus

 01-04-2020
Andrés Zimbrón

 

   

 

La mayor crisis de salud pública global en las últimas décadas tiene a los gobiernos de todo el mundo trabajando a marchas forzadas con el objetivo de detener la propagación de COVID-19. Pese a la situación y falta de medicamento y equipo de salud, Israel colabora de manera cercana con el sistema de salud de otros países y hospitales locales para encontrar soluciones inmediatas a los desafíos sanitarios que enfrentan todos los países.

Asimismo, varias empresas, entre ellas una startup israelí, se unieron a la causa de mejorar el diagnóstico de coronavirus. La compañía Hospitek Haneshama ofrece a centros de salud y hospitales un dispositivo médico diseñado para ayudar a reducir las complicaciones respiratorias de los pacientes y ahora se encontró una alternativa en los respiradores que puede contribuir a erradicar el COVID-19.

Yoav Wankert, director ejecutivo de la startup israelí, aseguró que la compañía durante años ha trabajado con hospitales en Europa e Israel y encontraron en el dispositivo Enfenogaard una disminución potencial en el desarrollo de neumonía en pacientes con problemas respiratorios. Gracias a este descubrimiento, el 5% de los enfermos contagiados de coronavirus que necesitan un respirador artificial puede ser beneficiado por estos dispositivos donados por la compañía a hospitales y centros de salud en Medio Oriente y Europa.

El instrumento médico funciona a través de respiradores independientes y está diseñado con el fin de reducir infecciones pulmonares en su primera fase; además, aumenta las posibilidades de recuperación. La herramienta reduce la posibilidad de desarrollar neumonía y en el caso de desarrollar la enfermedad alivia los síntomas y acortan los tiempos de recuperación.

Las estrategias impuestas por el gobierno de Israel con la intención de combatir la pandemia han beneficiado a otros países en Asia y Europa. Hubei una de las regiones más afectadas de China fue favorecida con este dispositivo utilizado en el hospital de la Universidad de Tongji para tratar a los pacientes infectados por el coronavirus. De igual manera, el respirador artificial Enfenogaard se emplea en la clínica de Mayo, Florida, Estados Unidos beneficiando a más de 50 pacientes dentro de la clínica de salud.

Israel comenzó la batalla en contra del COVID-19 cuando denegó la entrada a los visitantes de China, Hong Kong, Macao, Tailandia y Singapur; las medidas se tomaron antes de que el virus ingresara al país. El coronavirus empezó su propagación el 21 de febrero cuando una mujer dio positivo tras ingresar del crucero japonés Diamond Princess. Al siguiente día, el gobierno israelí impuso una cuarentena de 14 días, vigilancia y pruebas de COVID-19 masivas.

Por el momento, el Ministerio de Salud de Israel, confirmó un total de 5 mil 591 personas diagnosticadas con coronavirus, entre los pacientes se encuentran 97 personas en estado crítico, 118 pacientes permanecen en condición moderada y 226 fueron dados de alta por las autoridades de salud en el país.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-