Nueva técnica de metalentes podría revolucionar la fabricación de los chips

 17-07-2019
Belem Ruiz

 

   

 

La adopción del silicio en la fabricación de los circuitos integrados dio lugar a una revolución en la electrónica del siglo XX, ahora diversos expertos coinciden en que los metalentes están a punto de revolucionar la fabricación de los chips, las cámaras de los teléfonos inteligentes y otros dispositivos tecnológicos que forman parte del día a día en las sociedades del siglo XXI. Una nueva técnica de metalentes permite enfocar luz en un patrón y no en un punto, como tradicionalmente se hace; esto los convierte en prometedoras herramientas para tallar circuitos de silicio.

Antes del desarrollo de esta técnica, la fabricación de las lentes se hacía por separado para luego ensamblarlas en componentes ópticos. Emplear metalentes podría hacer más fácil y barata la fabricación de dispositivos como las cámaras de los smartphones; además podría facilitar la innovación en componentes ópticos e incluso dar pie a la creación de nuevas tecnologías, por ejemplo, chips ópticos. La nueva técnica permite añadir más patrones con diferentes puntos focales superpuestos, y esto a su vez aumenta la complejidad de los patrones resultantes.

Fabricantes de chips que emplean la luz en el tallado de patrones específicos sobre la superficie de placas de silicio se beneficiarían con esta nueva técnica de metalentes porque, a pesar de su relativa sencillez, provee una mayor flexibilidad, facilita el combinar líneas y curvas en el tallado de patrones sobre placas de silicio, hace posible la creación de patrones más complejos.

Esta técnica podría tener muchas y diversas aplicaciones: cortes láser, recocido o cristalización selectiva, por mencionar algunas. No obstante, señalan el investigador Mao Ye y sus colegas de la Universidad de Michigan, la fabricación de circuitos integrados o chips es el área en la cual la técnica de los metalentes muestra mayor potencial. Los científicos incluso hablan de posibles aplicaciones en nanolitografía de próxima generación; este método permite fabricar patrones y dispositivos en escala nanométrica y sus alcances incluyen el prototipado de transistores más pequeños y complejos, e incluso sensores ópticos y químicos.

Se espera que los metalentes revolucionen la fabricación de los chips, las cámaras de los teléfonos inteligentes y otros dispositivos durante los próximos meses y años. Aunque los creadores de esta técnica aún tienen que mejorar su desarrollo, pues sus metalentes funcionan en una sola longitud de onda (luz roja); otros grupos de investigadores han creado metalentes capaces de enfocar luz en mayores rangos de longitudes de onda. Entonces, lo siguiente para estos científicos es lograr aplicar las mismas técnicas y hacer funcionar metalentes con patrones focales para múltiples longitudes de onda.