Cómo los tokens de blockchain no fungibles podrían transformar el arte digital

 03-03-2021
Patricio Contreras

 

   

 

Crédito foto: Tanya Pro en Unsplash

Crédito foto: Tanya Pro en Unsplash

 

Desde su introducción en 2009, la tecnología de blockchain y criptomonedas han desafiado algunas de las nociones tradicionales de valor económico en el ámbito digital. No obstante, la aplicación del blockchain para la creación tokens criptográficos no fungibles (NFT, por sus siglas en inglés) ha recientemente potenciado una serie de transacciones de alto perfil en el mundo del arte digital. NotiPress examina algunas de las posibilidades a futuro para esta novedosa tecnología NFT, pero conviene primero explicar en qué consiste.

Un token criptográfico es cualquier unidad de valor digital, valor que se asegura y registra en una determinada cadena de bloques. Es decir, cada blockchain registra el origen e historial de transacciones en un libro de cuentas digital y descentralizado, posibilitando que cada token sea infalsificable. En este sentido, cualquier unidad individual de criptomoneda, como bitcoin, ethereum o dogecoin, funciona de forma parecida a un token.

Lo que distingue a los NFT de, por ejemplo, una bitcoin es su unicidad; es decir, no se pueden emitir dos tokens NFT exactamente iguales en la blockchain y, por tanto, cada uno tiene un valor. Esto ha permitido una manera novedosa de certificar propiedad sobre un bien digital, e incluso físico, por medio de blockchain. El primer estándar surgió de la mano de ethereum en 2017 y, hasta el momento, se había aplicado mayormente en generar items digitales únicos en videojuegos basados en objetos intercambiables.

No obstante, en meses recientes la aplicación de los NFT se ha extendido más allá de estos bienes coleccionables, pues esta tecnología está detrás de algunas recientes adquisiciones de arte digital. La artista canadiense de pop Grimes puso a la venta el 28 de febrero de 2021 diez piezas de música y video en el sitio Nifty Gateway. Al final de la venta, la productora y cantante había vendido un total de 6 millones de dólares en tokens no fungibles. Los compradores pueden ahora reclamar propiedad sobre su copia de arte digital, de la misma manera que podría hacerlo, por ejemplo, con un cuadro original.

Otro ejemplo que promete marcar precedentes es el de la centenaria casa de subastas Christie's, fundada en 1766. En 2021, se convirtió en la primera en su tipo en ofertar piezas de arte digital por medio de NFT, con la obra EVERYDAYS: THE FIRST 5000 DAYS, del artista digital Mike Winkelmann, conocido como Beeple. Esta recopila un total de 5000 piezas originales del artista y, al 3 de marzo 2021, ha recibido pujas por hasta 3.2 millones de dólares en Christie's.

La aplicación de esta tecnología de tokens no fungibles a la venta y certificación de propiedad en el arte digital es aún joven. No obstante, las anteriormente mencionadas cifras millonarias involucradas en su venta e intercambio manifiestan una cantidad importante de entusiasmo al respecto. Por otra parte, queda ver qué tan capaces son las certificaciones otorgadas por NFT para sostener por si mismas el valor de una obra en el mercado digital, o si resultan una forma de generar especulación. Ello, considerando que asociar un producto a una NFT no limita necesariamente su reproducción, copia o visualización por parte de terceros en la red.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS