Buzkashi, el deporte nacional afgano donde se persigue un cádaver

 30-05-2020
Ricardo Cocoletzi

 

   

 

En la historia de los deportes siempre hay tradición, las actividades evolucionan mediante reglas y ciertos cambios a deportes que luego son oficiales. Buzkashi es un buen ejemplo de esta historia, siendo uno de los deportes favoritos de Asia Central cuya tradición aún indica la necesidad de un cadáver de cabra como "pelota" para jugar.

Buzkashi (pronunciado "booz-ka-shee") cuya traducción significa "agarrar la cabra" es el deporte nacional de Afganistán. Muy popular en Asia Central, fue introducido por las poblaciones turcas nómadas entre los siglos X y XV durante las migraciones hacia el oeste de China y Mongolia. Los cimientos del juego radican en el robo de cabras y ganado entre tribus nómadas. Se utilizaron estrategias defensivas y ofensivas que posteriormente lo convirtieron en un juego formal.

Colocado en el centro de un círculo un cadáver de cabra o ternero sin cabeza con un peso entre 20 y 50 kilogramos, estará rodeado por jugadores de dos equipos compuestos por 12 personas cada uno montados a caballo. Dando la señal de inicio, el objetivo del juego es controlar el cadáver y llevarlo al área de puntuación, una tarea descrita de manera simple pero nada más alejado de la realidad.

Respecto al uso del animal, la cabra se sacrifica un día antes de su uso, mientras la carne será cocinada después de que el partido ha terminado. La cabra es decapitada y destripada, las piernas se cortan por las rodillas y el cuerpo es sumergido en agua por 24 horas para endurecer la carne y piel antes de ser utilizada en el juego. El uso de un animal muerto ha generado opositores a su práctica; sin embargo, el sacrificio del animal no forma parte del deporte en sí.

Para los jinetes, también llamados chapandaz, es necesario el uso de ropa pesada y resguardo para la cabeza, como protección contra los látigos y botas de otros jugadores. El ver cascos militares de la antigua Unión Soviética es común, debido a la distribución geopolítica al ser Afganistán ex miembro de la URSS. Los chapandaz usan botas como ayuda a la agilidad, equitación y apoyan al bloqueo a la silla de montar cuando el jinete necesite inclinarse hacia un lado mientras intenta levantar la cabra del piso.

No existe una figura de autoridad vigilando el desarrollo de los encuentros; a pesar de ello, entre los participantes se espera el cumplimiento de las reglas. Resulta complicado el definir un reglamento en el buzkashi ya que la diversidad de etnias complica un "reglamento" diferente para cada una. No obstante existen algunas similitudes que son:

  • Generalmente es un cadáver de cabra sin cabeza, pero algunos grupos usan ternero u oveja.
  • Usualmente se juegan a caballo, pero también se pueden jugar en yak.
  • En algunos casos se puede jugar en un campo delimitado, pero lo común es jugar en un campo abierto.
  • Está prohibido sujetar el cadáver a la silla de montar, deben sostenerse a mano o envueltas por la pierna.
  • En todo momento, los jinetes deben permanecer en su caballo/yak.
  • Cada jinete está en libertad de azotar su montura y a la de sus oponentes, pero no pueden golpear a los oponentes en un intento de arrebatar el cadáver.
  • Depositar la cabra en un hoyo es el objetivo, para otros es meterlo en una canasta. Algunos grupos étnicos necesitan llevar la cabra alrededor de una bandera o en un área designada previo al deposito de la cabra.

Ser un chapandaz no es tarea fácil, un jugador de buzkashi no se considera maduro sino hasta cumplidos los cuarenta años después de décadas de observación y práctica. Del mismo modo, los caballos experimentan un entrenamiento vigoroso aunque rara vez son propiedad de los mismos jinetes. Los caballos pertenecen a la alta sociedad adinerada, que buscan al experimentado maestro chapandaz para montarlos.

Al igual que algunos deportes, el buzkashi posee dos estilos qarajai y tudabarai: En qarajai, el jugador debe llevar la pantorrilla alrededor de un marcador y luego devolver la carcasa al círculo de puntuación designado por el equipo; mientras que en tudabarai, para anotar el jinete debe obtener la posesión del cadáver y llevarlo lejos del círculo inicial en cualquier dirección, permaneciendo fuera del alcance del resto.

Debido a la naturaleza del buzkashi, la violencia es un común denominador que muchos jinetes prefieren evitar. Perseguir un cádaver mientras se va a caballo presenta lesiones no sólo por golpes, hombros dislocados, huesos rotos entre otros, los enfrentamientos ya son comunes pero pueden escalar hasta hacerse personales. Por esta razón, se ha dicho que "así se vería el polo si se jugara en la cárcel".

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-