Lactancia materna está relacionada con una presión arterial más baja en la infancia

 25-07-2021
Fernanda Toscana

 

   

 

Crédito foto: Unsplash

Crédito foto: Unsplash

 

Una investigación desarrollada por la American Heart Association plantea que la lactancia materna está directamente relacionada con una presión arterial más baja y una mejor salud cardíaca en la infancia. Inclusive si los bebés fueron amamantados durante un corto periodo de días o semanas; el análisis también señala, esto puede influir en disminuir riesgo de enfermedad cardiovascular en la vida adulta.

"Los bebés que recibieron una cantidad relativamente pequeña de leche materna temprana de su madre, también conocida como calostro, tenían una presión arterial más baja a los tres años de edad. Independientemente de cuánto tiempo fueron amamantados o cuando recibieron otros alimentos complementarios", comentó Kozeta Miliku, autora principal del estudio en un artículo.

Cabe destacar, el calostro es rico en factores de crecimiento, componentes inmunológicos y células madre, las cuales son altamente beneficiosas para los recién nacidos. Además de ser un factor clave en la configuración de los procesos de desarrollo durante el periodo neonatal. Asimismo, investigadores basaron su análisis en los resultados del Canadian CHILD Cohort Study, donde se estudiaron a más de 3 mil niños nacidos entre los años 2009 y 2012.

Las estadísticas arrojan, el 98% de estos niños fueron amamantados, de los cuales el 4% fue limitada tempranamente y tan solo el 2% no recibieron leche materna en lo absoluto. De igual manera, el 78% ingirió dicho alimento durante seis meses, mientras que el 62% lo consumieron tres meses.

No obstante, la lactancia materna exclusiva deja fuera cualquier otro tipo de alimento que no sea la leche de la madre, no fórmulas, alimentos sólidos u otros líquidos. La investigación también detalló, aquellas madres que no amamantaron eran más propensas a ser de edad joven y tener algún tipo de vicio como el tabaquismo.

De igual manera, la presión arterial de los infantes amamantados era más baja, independientemente de su índice de masa corporal a los tres años, o de factores sociales, de salud y estilo de vida de sus padres. Expertos también aseveraron que la lactancia materna exclusiva funge como un gran apoyo para evitar numerosas afecciones como infecciones respiratorias y enfermedades diarreicas en el bebé.

Bajo este contexto, especialistas del área de la salud sugieren a políticas de salud pública, promover la lactancia materna y la importancia de educar a las nuevas madres sobre el tema. Así como ofrecer apoyo inmediato para su periodo lactante en el postparto, con el objetivo de que esto impacte en la reducción de enfermedades cardiovasculares en el futuro.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS