Prevención y estilo de vida saludable ayudan a reducir riesgo de cáncer de mama

 19-10-2020
Andrés Zimbrón

 

   

 

Octubre, fecha que conmemora la concientización sobre el cáncer de mama, suele ser el mes de las enseñanzas, revisión periódica y, por desgracia, el tiempo de duelo para familiares o amistades quienes han perdido la batalla contra la enfermedad. Según cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), el cáncer de mama afecta principalmente a mujeres con un rango de edad entre 30 y 59 años y cada 10 decesos por cáncer de mama, dos son por incidencia en mama.

Estas cifras son alarmantes, y aumentan cuando no existe un diagnóstico temprano o por la lenta reacción en el tratamiento. A raíz de esa situación, los métodos de detección temprana se promueven no solo en México, sino en todo el mundo, aunque esta medida no parece ser suficiente. Por esa razón, la empresa holandesa Philips trabaja de forma constante en analizar mejores formas para identificar tumores en etapa temprana a través de la tecnología, en función de de concientizar a las mujeres y tener mejores acciones de prevención, adoptar un estilo de vida más saludable y reducir los riesgos.

La empresa con sede en Eindhoven, Países Bajos, ofrece sistemas de ultrasonido llamados Philips EPIQ y Affiniti dedicados especialmente para hacer frente al cáncer de mama, entendiendo la dificultad que conlleva una enfermedad que acaba con la vida de 458 mil mujeres cada año; estos sistemas de ultrasonido son una solución importante a la hora de las detecciones, pues la evaluación a través de este método aumenta la fiabilidad del diagnóstico y ayudar a detectar las lesiones que la mamografía por sí sola no puede encontrar.

Cabe señalar que la empresa holandesa desarrolla innovaciones con el principal objetivo de prevenir una de las enfermedades más mortíferas para la mujer en la actualidad, pero la compañía destaca que la importancia de adoptar un ciclo integral con cuidados desde la alimentación hasta autoexploraciones continuas pueden marcar la diferencia para combatir esta patología.

El informe "Dieta, nutrición, actividad física y cáncer: una perspectiva global" realizado por los investigadores del World Cancer Research Fund y el American Institute of Cancer, subrayan que un factor de riesgo puede estar relacionado con una mala alimentación y la falta de actividad física e incrementan las probabilidades de padecer esta enfermedad. También, las investigaciones arrojan que diversas patologías no transmisibles se deben en gran medida a una mala elección de estilo de vida y un tercio de los decesos por cáncer anualmente se deben a la falta de un ritmo de vida más saludable.

De la misma manera, el estudio de ambas organizaciones destaca que el cáncer de mama se puede prevenir en un 40 por ciento al tener una mejor alimentación, actividad física, tener una vida más saludable, eso va permitir estimular el sistema inmunológico, el cual es fundamental para prevenir diferentes enfermedades y no solo el cáncer de mama que deja 1.38 millones de nuevos casos anualmente.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-