Rusia y Ucrania​: los trastornos mentales de vivir una guerra

 17-03-2022
Andrés Zimbrón
   

 

Crédito foto: Egor Lyfar vía Unsplash

Crédito foto: Egor Lyfar vía Unsplash

 

Un artículo realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que vivir una guerra desencadena más trastornos mentales. Por ejemplo, esquizofrenia, ansiedad, depresión, estrés postraumático, bipolaridad, problemas de conducta, suicidios, abuso de sustancias, entre otros.

Aunque las estimaciones existentes de la OMS de trastornos mentales en situaciones de emergencia tienen más de una década de antigüedad, estas no reflejan los métodos modernos para recopilar la información. Por tal motivo, la organización decidió comenzar a actualizar los datos por cada mil habitantes que han sido afectados a causa de la guerra.

Del mismo modo, una investigación publicada en The Lancet descubrió que la prevalencia de trastornos mentales fue del 22,1 por ciento en poblaciones afectadas por un conflicto armado. Los trastornos más comunes entre las víctimas son la depresión, ansiedad y estrés postraumático con el 13,0%, 4,0% y 5,1% respectivamente.

Fiona Charlson, coautora del estudio, explicó que la carga de trastornos mentales en poblaciones afectadas por conflictos es mayor en comparación a un desastre natural o algún otro tipo de suceso traumático. Por si fuera poco, instó a las autoridades y organizaciones a implementar mejores iniciativas para abordar los problemas de salud mental para las víctimas.

Por otra parte, un artículo publicado por la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) en Colombia reveló que el sometimiento a hechos de violencia provoca tensiones extremas a los afectados. Prácticas como la tortura, las desapariciones forzadas, las masacres o las guerras generarían estas problemáticas.

No obstante, quienes se llevan la peor parte son las víctimas de guerra, pues deben aprender a sobrellevar pérdidas, amenazas contra la vida y violencia constante. Actuar como si no pasara nada conduce a las víctimas a sufrir experiencias imborrables, las cuales pueden desencadenar en la autoflagelación, señala el artículo.

Si bien los trastornos mentales son un común denominador en las sociedades actuales, la situación puede magnificarse cuando se ven afectados por factores externos como un conflicto armado. Asimismo, el estigma que prevalece por atender estos problemas se convierte en un obstáculo para tratar a las víctimas.

Recientemente, la OMS hizo un llamado a cesar de inmediato el fuego entre Rusia y Ucrania, ya que las consecuencias han dejado estragos en ambas sociedades. Y es que adicionalmente a los trastornos mentales, la guerra ha obligado a miles de víctimas a renunciar a los servicios de salud básicos.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS