Especialistas prevén que Africa sea el continente más afectado por COVID-19

 09-04-2020
Ali Figueroa

 

   

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), África podría enfrentarse al aumento acelerado de contagios por COVID-19, y establecerse como el continente más afectado por la pandemia durante los puntos más altos de la curva de contagios, pese a las cifras bajas registradas frente a países europeos y Estados Unidos.

Matshidiso Rebecca Moeti, directora regional de la OMS en África, resalta la urgencia por mejorar la capacidad de pruebas de COVID-19 en las áreas conurbadas, así como su implementación fuera de las grandes capitales, donde las condiciones de precariedad y nulo acceso a los servicios de salud pueden suscitar un escenario catastrófico de evolución de la pandemia.

Ante el panorama de emergencia sanitaria, algunos especialistas y figuras públicas han emitido opiniones que exhortan a probar tratamientos de COVID-19 en África, como el caso de Jean Paul Mira y Camile Locht, del Hospital Cochin en París; sin embargo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, se pronunció en contra de estas iniciativas, las calificó como vergonzosas y racistas, asimismo comentó que África no será sujeto de pruebas, ni objeto de intereses de esa naturaleza.

En un informe emitido por el Comité Internacional de Rescate el 9 de abril, África se encuentra en una situación comprometida debido a la falta de camas y respiradores; Sudán del Sur, Burkina Faso, Sierra Leona, República Centroafricana y Somalia son las regiones más vulnerables y con mayor escasez del instrumental necesario para responder ante la contingencia sanitaria.

Con respecto al pronóstico sobre las repercusiones económicas, el Banco Mundial prevé una recesión considerable en África Subsahariana en caso de la aceleración de la pandemia de COVID-19, después de 25 años de estabilidad. Según sus expectativas, la economía en dicha región podría registrar una contracción de 2.1% a 5.1% en el Producto Interno Bruto (PIB), así como pérdidas que fluctuarían de 37 a 79 billones de dólares.

Entre los países más afectados por la caída del PIB en África, se encontrarían Nigeria, Sudáfrica, y Angola; por su parte, la Unión Económica y Monetaria de África Occidental, y la Comunidad Africana Oriental, podrían registrar un menor crecimiento económico, con la posibilidad de mayores afectaciones debido a la recesión y la amenaza de una seguridad alimenticia vulnerada. Otra repercusión importante en materia económica se registraría en la producción agrícola y las importaciones de alimentos, con reducciones de 7% y 25% respectivamente.

Frente a la posibilidad de las repercusiones económicas y sociales derivadas de una curva de contagios acelerada, autores del Pulso Africano piden a las autoridades africanas fortalecer los sistemas sanitarios, reaccionar con eficiencia para mitigar el crecimiento de la curva de contagios, y una mejor gestión de la macroeconomía en la región. Asimismo, según la especialista en epidemiología Anna Rocca, el cierre de fronteras es imprescindible para mitigar al COVID-19, así como la restricción de movilidad y medidas de prohibición en el transporte público e interurbano.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-