La polémica de FaceApp y la privacidad digital

 19-07-2019
Patricia Manero

 

   

 

En recientes días, la aplicación FaceApp ha dado de qué hablar, la app que permite al usuario modificar selfies para "rejuvenecer" o "envejecer" también hace que otorgue una licencia para libre uso de todos sus datos. La polémica de FaceApp se suma a los términos de condiciones y el tratamiento de la privacidad digital.

La aplicación se desarrolló en 2017 por Wireless Lab con sede en San Petesburgo, Rusia y ese mismo año fue la primera ocasión que el servicio se volvió viral entre los cibernautas al utilizar tecnología de Inteligencia Artificial para transformar sus rostros. Varias celebridades como Jonas Brothers, Juanes, Drake, entre otros también se sumaron a la tendencia publicando en sus redes sociales el resultado de la transformación.

Ya en 2019, el furor causado por FaceApp, trajo preocupaciones cuando tres factores fueron cuestionados: el desarrollador Joshua Nozzi, reclamó en Twitter que la app carga todas las fotos del usuario, aunado a la redacción de los términos del servicio y la sede del dueño de la app en Rusia.

Ante esto, el demócrata Chuck Schumer pidió la intervención del Buró Federal de Investigaciones (FBI), ya que según el congresista "sería profundamente preocupante si la información personal sensible de ciudadanos de Estados Unidos se proporcionase a un poder extranjero hostil activamente involucrado en ciberhostilidades contra Estados Unidos", refiriéndose a Rusia.

Expertos en ciberseguridad analizaron la aplicación y desmintieron la preocupación inicial, FaceApp no está guardando todas las fotos de los smartphones. También, no porque la empresa se encuentre en Rusia significa que sea usada por el gobierno del país. Ante esto, Nozzi aclaró en una entrada en su blog que su primera apreciación había sido infundada y pidió disculpas públicas.

Asimismo, los usuarios deben ser conscientes de los términos y condiciones impuestos por las empresas antes de aceptar entregar datos personales. En la redacción de los términos de servicio de FaceApp se lee "los usuarios otorgan a FaceApp una licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin derechos de autor, gratuita, transferible para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, transferir el contenido de usuario y cualquier nombre, usuario entregado en relación con el contenido de usuario en todos los formatos de medios y canales conocidos o desarrollados posteriormente, sin compensación".

Pero esta aplicación no es la única con estas prácticas. La red social más usada del mundo, Facebook, ha entrado en polémica por su asociación con Cambridge Analytica, firma de datos usada en la campaña para la contienda presidencial de Donald Trump.

The New York Times y medios de Reino Unido informaron que la firma trató de influir votantes de Estados Unidos usando como herramienta información de 50 millones de usuarios proporcionada por la compañía de Mark Zuckerberg, con la información se configuraron perfiles psicológicos vitales para generar mensajes específicamente diseñados para determinadas audiencias, táctica usada en las campañas políticas.

"Si compartes una foto en Facebook, nos das permiso para almacenarla, copiarla y compartirla con otros" es la redacción de los términos de servicios de la compañía.

Jugar con aplicaciones y sentir la tecnología cada vez más personalizada puede ser una experiencia única pero requiere el usuario se informe de la privacidad digital y tenga precaución al entregar sus datos, ya que pueden ser utilizados para fines a los cuales el usuario o autoridades tengan restricciones.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-