Renuncia Carlos Urzúa y peso mexicano pierde buena racha

 09-07-2019
Redacción NotiPress

 

   

 

El 9 de julio de 2019, mediante una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Carlos Urzúa declinó el cargo de secretario de Hacienda y Crédito Público. A través de su cuenta oficial de Twitter se publicó la renuncia y los motivos por los cuales tomó esta decisión.

Asimismo, en la carta adjunta al tweet, Urzúa agradece la oportunidad de participar como parte del gabinete de la nueva administración, igualmente atribuyó su renuncia al poco sustento en las decisiones políticas del gobierno actual y resaltó "durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco".

"En esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda" declaró Urzúa en la carta.

Urzúa Macías es otro de los funcionarios que se suman a la lista de renuncias en el primer semestre de la administración de AMLO, destacan Josefa González Blanco Ortiz Mena, entonces titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y Germán Martínez Cázares, exdirector del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En menos de 15 minutos, después del anuncio del funcionario, el peso mexicano perdió 43 centavos y se disipó la ganancia y buena racha que llevaba en la última semana. El tipo de cambio se ubica en nivel de 19.2950 unidades por dólar, después de alcanzar por la mañana un mínimo de 18.8811 pesos por dólar. A los pocos minutos, AMLO anunció a Arturo Herrera como nuevo secretario de Hacienda.

Cabe mencionar que Urzúa renunció a la par de la entrega del primer Paquete Económico de 2020, que integra la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos.

De la misma manera, la renuncia del ahora exsecretario de Hacienda podría significar desconfianza para los inversionistas, ya que la imagen del funcionario mostraba habilidades técnicas y una preocupación por mantener disciplina fiscal en las finanzas públicas de México. Asimismo, se visualiza con mayor claridad un secreto a voces: críticas políticas a lo interno de la 4T y un conflicto de intereses, discrepancias en materia económica como le llamó Urzúa.