¿Cuáles fueron los aciertos de las empresas que sobrevivieron en 2021?

La inflación histórica del 7% proyectada para finales de 2021 impone obstáculos importantes para el crecimiento de las empresas

La apuesta por el desarrollo sostenible, el comercio internacional y las tecnologías financieras y de datos fueron clave para el futuro de empresas en 2021

El 2021 fue un año arduo para las empresas y las economías, lo que remarcó la importancia de adaptarse a un mundo cambiante y competitivo para la supervivencia y crecimiento. Pese a la gradual apertura de las actividades económicas tras la pandemia, la insólita inflación del 7% en México ha tenido un impacto importante en la escasez de productos y el acceso a financiamiento. En ese contexto, Cumplo México, plataforma digital de financiamiento para pymes en Latinoamérica, contó a NotiPress algunos de los aspectos clave de los negocios que sobrevivieron en 2021.

Comercio internacional

Ante la urgencia por reactivar la economía, una opción que las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) tienen para incrementar sus ingresos es acceder a un mercado de clientes más amplio. Esto, por medio de la exportación, aprovechando el desarrollo tecnológico que hay en el mercado internacional. Al respecto, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que las exportaciones mexicanas habrían crecido un 17% en 2021.

Por otra parte, las importaciones crecieron un 29%, impulsadas por la recuperación del comercio internacional. Evidentemente todo proyecto que quiera exportar, además de estar legalmente constituido, deberá determinar él o los productos a exportar. Además de conocer el mercado, tramitar los permisos para exportar, así como conocer las regulaciones arancelarias.

Uso del Big Data

Gracias a la crisis mundial provocada por la pandemia de Covid-19, los comercios son conscientes de que se han generado cambios de patrones en los consumidores. En consecuencia, deben aprovechar al máximo el potencial de sus datos o de lo contrario se quedarán fuera de la jugada. Tan solo entre 2019 y 2021 se logró un crecimiento de más del 7.5% en el mercado de la big data, de acuerdo con la consultora IDC.

En general, las tecnologías de Big Data revelan las incógnitas existentes en los negocios y ayudan a comprender por qué ocurren. Con su ayuda se puede transformar los datos en acciones inteligentes y reinventar los procesos de negocio. Asimismo, el trabajo a distancia continuará en auge por lo que los clientes recurrirán a los recursos online para encontrar lo que necesitan, ya sea un producto físico o un servicio.

Financiamiento alternativo

Las redes de financiamiento alternativo se orientan hacia algunas generalidades; son fintechs que brindan un servicio digital con una experiencia de usuario mucho amigable. También brindan tasas de crédito comprensibles para negocios pequeños y la certeza de acceder al dinero a la velocidad correcta. El 30.2% de las empresas requirieron un crédito en 2020, de acuerdo con Serfimex. No obstante, la contracción económica por la pandemia dificultó la obtención de créditos a través de la banca tradicional.

Otra ventaja que se obtiene a través de la tecnología, es la posibilidad de conectar a las empresas que requieren capital con una mayor cantidad de fuentes de financiamiento, como en el caso del crowdfunding. Ello permite acelerar el crecimiento de los negocios, además de ampliar la inclusión y la planeación financiera.

Desarrollo sostenible

Si bien puede parecer que es suficiente con mantener el negocio a flote, el compromiso con el desarrollo sostenible y el bienestar social debe ser también un objetivo fundamental. Una iniciativa importante al respecto es la organización Sistema B, dedicada a impulsar un sistema financiero democrático y sostenible.

2021 ha mostrado numerosas lecciones importantes y aún hay un camino largo por recorrer para la recuperación económica tras la pandemia. Ante ello, las empresas continuarán experimentando un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo en el largo plazo. No obstante, la apuesta por la adaptación, la tecnología, la big data, el mercado global y el desarrollo sostenible han demostrado ser direcciones prometedoras para las organizaciones en el futuro.