Mitos y realidades de bitcoin: ¿es realmente una inversión sólida?

 27-02-2021
Andrés Zimbrón

 

   

 

Crédito foto: Aleksi Raisa en Unsplash

Crédito foto: Aleksi Raisa en Unsplash

 

La fiebre por adquirir bitcoins sigue su paso por el mundo de las finanzas, desde grandes empresas como Tesla quienes han invertido en la criptomoneda hasta inversionistas fascinados por espectacular crecimiento. Sin embargo, para los expertos en la materia todavía la criptodivisa sigue siendo una incógnita por su volatilidad en el mercado.

En Wall Street, donde los seguidores de los bitcoin eran minoría en 2017, en el punto más alto cuando alcanzó precios por encima de los 51 mil dólares sus partidarios se multiplicaron. BlackRock, y el banco BNY Mellon, ambas empresas de gestión de activos anunciaron que invertirían en el sector.

Para los profesionales del sector, como el jefe de la plataforma europea de ventas de criptomonedas Bitpanda, Eric Demuth, el bitcoin se está convirtiendo en el nuevo oro digital. "Los inversionistas tienen la necesidad de diversificar sus activos y protegerse contra la inflación; pronto encontraremos criptomonedas en las reservas de los bancos centrales", afirmó Demuth.

A pesar de su espectacular ascenso, el bitcoin todavía significa un riesgo de inversión para algunas empresas, bancos e inversionistas. Según el Banco de España y la CNMV, por ser una divisa altamente especulativa, existe un elevado riesgo de una pérdida total de las cantidades invertidas.

Encima, los problemas de liquidez y volatilidad extrema significan un riesgo de inversión acentuando los casos de desplomes de los precios. Además, los propietarios pueden no disponer de opciones en el momento deseado para convertir en moneda convencional sus bitcoins o recuperar su inversión.

Otro de los factores de riesgo analizado por los expertos de la criptodivisa es el hecho de que únicamente el mercado enfatiza los beneficios potenciales, minimizando las referencias de riesgo. Es decir, difícilmente se habla sobre los riesgos que se deben asumir con la inversión y eso se puede traducir en perfiles de riesgo para los clientes. Por el momento, los responsables de las instituciones bancarias desconfían de la moneda virtual, pues está administrada por una red descentralizada.

Durante el último trimestre de 2020, cuando los precios empezaron a subir, los seguidores del bitcoin se alegraron de ver el alza derivado de las inversiones profesionales y no las particulares. Como en 2017, cuando los precios se dispararon y luego se derrumbaron a principios de 2018, muchos expertos esperan que se produzca una corrección de precios. No obstante, tal y como sucede con una burbuja, muchos nuevos productos relacionados con el bitcoin desaparecerán, pero otros estarán mejor capitalizados y tendrán más solidez financiera.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS