Los retos de Alfonso Romo como coordinador del gabinete para el crecimiento económico

 30-01-2020
Iván González

 

   

 

Alfonso Romo, jefe de la oficina de la Presidencia, enfrenta algunos retos después de su nombramiento como coordinador de gabinete para el crecimiento económico del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pues su función será retomar la tarea pendiente de la actual administración, es decir, hacer crecer las inversiones en el país a través de proyectos con empresas, tanto nacionales como extranjeras, y desarrollar la economía mexicana.

El panorama se ve favorable para el presidente de la República; en su cuenta de Twitter, AMLO señaló que hay "condiciones sanas" para el buen desarrollo en el puesto de Romo, tales como un peso fuerte frente a otras monedas, niveles de inflación bajos, una fuerte inversión extranjera y una salud favorable de las finanzas del país. Sin embargo, el ahora coordinador del gabinete tendrá que enfrentar varios retos -algunos de ellos inmediatos- durante su gestión.

Una tarea para Romo será el desarrollo del T-MEC, acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, este último pendiente de firmar. El mayor reto del funcionario en este apartado será promover políticas internas para desarrollar la economía mexicana y que las empresas respeten esas políticas; dichas políticas deberán buscar el desarrollo fiscal, tecnológico y comercial, logrando un apoyo salarial y productivo que permita al país ser más competitivo en la región e insertarse en la economía de América del Norte. Las recompensas, no obstante, parecen muy prometedoras: si el T-MEC resulta bien, puede significar un acceso preferente e ilimitado de los productos nacionales en los mercados de Estados Unidos y Canadá, además de mantener la soberanía energética de México.

Otra de las tareas importantes es la construcción del Tren Maya, proyecto presentado el 26 de noviembre de 2019, y que propone una obra ferroviaria de 1,500 kilómetros recorriendo el sur del país. Las ventajas económicas de este proyecto radican en el turismo, tanto nacional como internacional, además de la siembra y de activar la economía mediante la mano de obra durante la construcción, lo cual, junto al transporte de mercancía en el tren, activaría la economía de la zona. A pesar de ello, el Tren Maya no se ha visto exento de polémica, ya que se critican tanto la alta inversión como su impacto en el medio ambiente.

Respecto al sector energético, el ahora secretario del gabinete presentará, a finales de febrero, la sección energética del Plan de Infraestructura, que contendrá 137 proyectos para desarrollar. Alfonso Romo señaló que de cara al crecimiento económico, para llevar a cabo la mayoría de los proyectos, se necesita la inversión del sector privado, quienes han propuesto la cifra de 90 millones de dólares.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-