Los SCDI podrían ser opción para aliviar la costosa deuda de países latinoamericanos

 23-11-2020
Emiliano Fuentes

 

   

 

Crédito foto: Wiki Commons

Crédito foto: Wiki Commons

 

Ante la crisis de deuda en diferentes países latinoamericanos derivada por la pandemia por Covid-19, los State-contingent debt instruments (SCDI) podrían ser opción para aliviar los problemas de liquidez y deuda. De esta forma, los SCDI pueden ayudar en situaciones especializadas y mejorar los diseños de futuras reestructuraciones de deuda por motivos que vuelven vulnerables a los diferentes países.

Dentro del documento The Role of State-Contingent Debt publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) se menciona, los instrumentos de deuda dependientes del Estado (SCDI) pueden ayudar a gestionar mejor la deuda pública. Esto en un mundo de incertidumbre macroeconómica, puesto que vinculan los pagos del servicio de la deuda de un país a su capacidad para poder pagar dicho compromiso, cuando este está vinculado a variables o eventos no dependientes del país directamente como una pandemia o un evento natural.

SCDI son un tipo de deuda pública, es decir, el público le presta dinero a la Administración de un país emitiendo y entregando títulos de deuda como bonos gubernamentales a cambio de estos préstamos. Sin embargo, los SCDI están elaborados para situaciones especializadas, donde se utilizan diseños que aumentan la aceptación de futuros cambiantes que requieren reestructuraciones de dicha deuda.

De esta forma, su diseño permite proporcionar flujos de efectivo para atender emergencias. Esto sucede cuando las necesidades de financiamiento son mayores a las fuentes de recursos para solventarlos debido directamente a la merma en los flujos económicos cuando una situación extraordinaria supera la capacidad de pago.

Estos instrumentos aparecieron por primera vez en la década de los ochentas como instrumentos de recuperación de valor (VRI), donde solo se prevén pagos a la deuda en momentos donde las economías nacionales tuvieran un panorama favorable. A partir de ese momento se han utilizado estos instrumentos de manera esporádica a partir de 1990, se destacan casos donde se han utilizado: Argentina (2005 y 2010), Grecia (2012) y Ucrania (2015), como señala el estudio del FMI.

Durante 2020 ya han tenido lugar dos reestructuraciones de deuda en Latinoamérica, una en Argentina y otra en Ecuador, no utilizaron mecanismos de SCDI en las renegociaciones. Pensar estos instrumentos para países con problemas de deuda pública en sus finanzas, ayudaría a reducir el impacto económico con el consentimiento de los acreedores ya existentes. Estos mecanismos presentan oportunidades importantes para brindar cláusulas en los contratos de deuda pública que incluyan eventualidades como las suscitadas tras la pandemia en las diferentes economías nacionales.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS