Amenazan a Estados Unidos con la moción de "dura venganza" y los acusan de terrorismo

 07-01-2020
Tony Ortiz

 

   

 

La moción "dura venganza" aprobada en abril de 2018 fue ratificada el 7 de enero de 2020 por el parlamento iraní, designando de esta manera al Pentágono y al ejército de Estados Unidos como "organizaciones terroristas" y "patrocinadores del terror". Esto fue facilitado al reciente asesinato de Qassem Soleimani durante el ataque ordenado por el presidente de Estados Unidos Donald Trump el 3 de enero de 2020.

Irán pretende responder al asesinato de Soleimani en 33 sitios de Estados Unidos como parte de su venganza, nombrando estas acciones como una "pesadilla histórica", en palabras de Ali Shamkhani, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional del país persa.

Ali Larijani, presidente de la cámara dijo que "Hoy, tras la cruel medida de Estados Unidos de asesinar al general Soleimani, cuya responsabilidad fue aceptada por el presidente de Estados Unidos, (…) anunciamos que todos los miembros del Pentágono, comandantes, agentes y responsables del martirio del general Soleimani serán considerados como fuerzas terroristas".

Por su parte, Mohammad Javad Zarif, ministro de asuntos exteriores iraní indicó como cercana la salida de Washington de Medio Oriente y amenazó con una guerra que duraría varias generaciones si Estados Unidos insiste en la importancia de su presencia en la región.

Zarif manifestó en sus redes sociales que "lo que Estados Unidos ha logrado con su asesinato terrorista de héroes anti-ISIS es desatar una furia global antiestadounidense y rencor mundial, en una escala que no se ha visto en la memoria reciente", e insistió en que estaba cerca "el fin de la presencia maligna" de Norteamérica en Asia occidental.

El parlamento de Irak aprobó la resolución para poner "fin a la presencia de tropas extranjeras en suelo iraquí" prohibiendo de esta manera que Estados Unidos o cualquier otro Estado pueda "usar su suelo, espacio aéreo o aguas por cualquier razón".

Ante la ola de amenazas para concretar una venganza por el asesinato de Soleimani, el presidente Donald Trump no se quedó con los brazos cruzados, pues en respuesta a ello ha manifestado las consecuencias que podría acarrear los posibles ataques de Irán al país, incluyendo tanto sanciones comerciales "nunca antes vistas" así como el ataque de varias decenas de sitios de importancia cultural y religiosa en Medio Oriente. De igual forma, se manifestó desde el Pentágono la negativa de retirarse de Irak, esto fue expuesto con total convicción por el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, "no se ha tomado ninguna decisión de abandonar Irak. Punto", dijo finalmente.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-