Qué tanto afecta a México que se detenga la producción de gas y electricidad en Texas

 18-02-2021
Emiliano Fuentes

 

   

 

Crédito foto: Sergio F. Cara

Crédito foto: Sergio F. Cara

 

Históricas nevadas y bajas temperaturas reportadas en Texas afectaron la provisión de electricidad en gran parte de México. El paro en la producción eléctrica y gas afectó al 66% de los usuarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el norte y noreste del territorio mexicano, por la enorme dependencia a la generación eléctrica proveniente del gas natural producido en Texas.

Cabe destacar que el 95% de las compras externas de estos combustibles viene de Texas por lo cual, en apenas diez años, entre los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, la provisión de electricidad se hizo dependiente de la producción estadounidense. De manera que, tras la tormenta invernal histórica en el sur del país, se suspendió el suministro de energía afectando la provisión de electricidad en buena parte del territorio mexicano.

En el momento más álgido de la nevada, la demanda de energía de Estados Unidos aumentó a lo largo de la frontera y ante la disminución de la producción elevó los precios de tres dólares por millón de BTU a unos 600 dólares por cada millón en los días recientes haciendo inviable su adquisición.

Vale recalcar que, con datos de la Secretaría de Energía, entre enero y septiembre 2020 se importaron 5 mil 479 millones de pies cúbicos diarios cuando la cifra reportada diez años antes fue muy inferior con mil 459 millones de pies cúbicos. Con cifras de la misma institución y para el mismo lapso de tiempo, la producción de gas de Petróleos Mexicanos (Pemex) se ha reducido en 49.6% acrecentando la dependencia de los combustibles del vecino del norte.

Esta dependencia se exacerbó en gran medida tras la reforma energética de impulsada por Enrique Peña Nieto, donde se cambió la Constitución para propiciar mayor inversión privada en sector energético. En la reforma, se buscó propiciar la competencia en decremento del poder monopólico estatal y dejando todo en las manos de la competencia en los mercados internacionales para la provisión de energía. Estas medidas se dieron en un contexto de incapacidad financiera para realizar las inversiones necesarias por parte de la CFE y evitar la configuración de un sistema eléctrico repleto de fragilidades.

Ante estos cambios, actualmente se importa el 95% de las compras externas del mercado de combustibles de Texas. Por ende, ante las nevadas, incendios, vientos o decisiones políticas del vecino país norteamericano, los apagones en México serán recurrentes debido a la dependencia de la producción de electricidad y gas.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS