Emisiones nocivas de la informática y las TIC podrían ser peores de lo que se pensaba

 10-09-2021
Andrés Zimbrón
   

 

Crédito foto: Ismail Enes Ayhan en Unsplash

Crédito foto: Ismail Enes Ayhan en Unsplash

 

Un grupo de investigadores de la Universidad de Lancaster, en Reino Unido y la consultora de sostenibilidad Small World Consulting Ltd, afirman que las emisiones de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) generan un gran impacto. Según datos de ambas instituciones, entre 1,8 y 2,8% de emisiones de CO2 a nivel mundial son ocasionadas por alguna TIC.

Los investigadores apuntan que algunas de estas estimaciones previas no tienen en cuenta el ciclo de vida completo y la cadena de suministro de los productos e infraestructura de TIC. Por ejemplo, la energía gastada en la fabricación de los productos y equipos, el coste de carbono asociado a todos sus componentes y la huella de carbono operativa de las empresas.

Aunque el punto máximo de las emisiones de CO2 por parte de las TIC es de 2,8%, otros resultados estiman 3,9%, una tasa más alta de la establecida en un primer cálculo. Sin embargo, los investigadores hacen énfasis en que todavía hay diversas incertidumbres significativas en torno a estos cálculos.

Para establecer una idea sobre el nivel de emisiones de CO2 que provoca la industria de las TIC, la industria de la aviación es responsable del 2% de emisiones a nivel global. En contraparte, las TIC podrían estar generando entre .8 a 1.1% más, apuntando a ser una de las industrias con mayor contribución a la huella de carbono.

Asimismo, el informe determinó que las nuevas tecnologías como las Big Data, Internet de las Cosas (IoT), blockchain y criptomonedas pueden contribuir aún más a incrementar los gases de efecto invernadero. En diversas ocasiones se ha citado que las TIC pueden mejorar la eficacia y productividad de las emisiones de CO2 a nivel mundial, pero no es cierto en su totalidad.

El grupo de científicos contrapuso esta opinión al asegurar que podría existir un efecto rebote, es decir, a mayor aumento de eficiencia, mayor será el aumento de la demanda. "No dudamos de la efectividad de las TIC, pero tienen un gran problema en sus manos respecto a la huella de carbono", apuntó Mike Berners Lee, profesor de Small World Consulting.

Aunado a ello, Berners Lee explicó que la misión de la organización es tratar de arrojar un poco más de luz sobre esta importante cuestión. Encima, es fundamental tratar de llegar al punto mínimo del impacto negativo de las TIC al medio ambiente. "Para lograr las cero emisiones de CO2 en 2050, se necesita seguir el plan de acción creado con el fin de mantener por debajo de 1,5 grados centígrados al planeta", subrayó.

Si bien, los investigadores reconocen un problema en las TIC por su impacto en la huella de carbono, también argumentan: "Se necesitan más políticas para autorregular a las empresas". Además, advierten de una excesiva dependencia de las energías renovables y en los cálculos de las futuras emisiones de gases efecto invernadero. Ello sin tomar en cuenta varios factores, como la fabricación de paneles solares, baterías o mecanismos eólicos los cuales necesitan productos básicos limitados, entre ellos, la plata o el litio.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS