NASA y Australia firman acuerdo espacial para explorar juntos la Luna

 15-10-2021
Andrés Zimbrón

 

   

 

Crédito foto: NASA

Crédito foto: NASA

 

Las asociaciones internacionales y comerciales son pieza clave en los programas espaciales a largo plazo para la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA). Por ello, recientemente la agencia firmó un acuerdo con la Agencia Espacial Australiana para apoyar en las operaciones lunares y robóticas en próximos proyectos.

De acuerdo con el sitio web oficial de la NASA, como parte del convenio, un consorcio de empresas y organizaciones de investigación australianas desarrollarán un pequeño rover que pueda operar en la superficie lunar. El rover también parte de la misión espacial Artemis, estará listo para llegar al satélite natural de la Tierra en 2026.

Para lograrlo, el dispositivo contará con un Sistema de Utilización de Recursos in Situ (ISRU) operado por la NASA, en un módulo de aterrizaje comercial. "Este acuerdo comercial servirá para apuntalar la relación entre Estados Unidos y Australia en áreas relacionadas con la exploración espacial", afirmó Bill Nelson, administrador de la NASA.

El proyecto espacial que lleva por nombre Initiative Moon to Mars contará con la inversión del gobierno australiano de 150 millones de dólares. Scott Morrison, primer ministro de Australia explicó que tener aplicaciones las cuales respaldan misiones científicas y exploración humana es importante para la nación oceánica.

Scott Morrison explicó a los medios que Australia está centrada particularmente en sistemas robóticos, sensores de campo, tecnologías de recursos y ciencia planetaria. Estas herramientas podrían proporcionar una importante contribución a largo plazo y en futuras actividades de exploración espacial. "Nuestra nación está a la vanguardia de la tecnología en robots y sistemas computacionales, dos piezas clave para establecer presencia en la Luna y Marte", subrayó.

Enrique Palermo, director de la Agencia Espacial Australiana, detalló que este acuerdo servirá de mucho a la agencia en operaciones remotas para hacer crecer el sector espacial en el país. "Mientras asumimos el desarrollo e investigación para llegar al espacio, nuestra industria espacial también seguirá avanzando", añadió.

Respecto a los objetivos de la NASA, el rover australiano proporcionará una capacidad complementaria; es decir, el módulo de aterrizaje incluirá un mecanismo para recolectar suelo lunar y depositarlo en el ISRU. Asimismo, el rover tratará de extraer oxígeno de segmentos de roca y minerales de la luna como hierro y silicio.

La demostración de tecnología a pequeña escala ayudará en el diseño de rovers más grandes y capaces en el futuro. Ello con la intención de tener unidades que permitan a los astronautas utilizar recursos en la Luna, fabricar combustible para cohetes y otros combustibles durante la misión.

Esta colaboración además de promover los proyectos espaciales de ambas naciones, incluidas las empresas comerciales, también busca ampliar el proyecto Artemis en sectores geográficos, científicos y tecnológicos. El resultado será una amplia presencia de exploración lunar de naturaleza global, apuntando a propósitos de exploración del espacio exterior.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS