Supercomputadoras, una herramienta que contribuye al mundo de la ciencia y tecnología

 06-08-2020
Andrés Zimbrón
   

 

Crédito foto: Wiki Commons

Crédito foto: Wiki Commons

 

En la actualidad, la ciencia avanza a pasos agigantados. Estas palabras han tomado un significado especial debido a una nueva clase de computadoras capaces de hacer miles de billones de cálculos en un solo segundo (petaFLOPS). Con esto, las supercomputadoras permiten desarrollar más y mejores hipótesis en las áreas de investigación y en cualquier ámbito científico.

Solo cinco décadas bastaron para tener un gran avance. Las supercomputadoras son dispositivos informáticos superiores a cualquier ordenador comercial a fin de incrementar su potencia de trabajo y rendimiento. En 2019, estos dispositivos podían realizar aproximadamente 148 mil billones de operaciones en un segundo. En 2020, alcanzaron los 200 mil billones de procesos lógicos, según información del sitio web Top500.

Los Ordenadores de Alto Rendimiento (HPC por sus siglas en inglés) han demostrado ser un aliado importante para el combate de enfermedades y la investigación de biología humana. Este tipo de supercomputadoras conjuntan los avances del hardware, software y servicios especializados con el propósito de enfocar la tecnología en la solución de problemas con gran complejidad.

El ranking del sitio web Top500 enumera las mejores supercomputadoras del mundo. La edición número 55 colocó en primer lugar al superordenador Fugaku, desarrollado por la misma marca japonesa con 415.5 petaFLOPS y 48 núcleos en su procesador convirtiéndose en la número uno de la lista superando a su gran rival fabricada por IBM. La Fugaku ha servido para ayudar con los problemas de Covid-19 en el país del sol naciente, pues tiene la capacidad de realizar simulaciones a fin de investigar cómo se propaga el virus. Además, es una herramienta muy útil para el campo de la meteorología, climática y la investigación de energía limpia.

De la misma manera, Summit, quien ocupa el segundo puesto es una supercomputadora equipada con 148.8 petaFLOPS y 22 núcleos en su procesador además de seis tarjetas gráficas Tesla V100 diseñadas por NVIDIA. El ordenador cuántico está en funcionamiento en el Laboratorio Nacional Oak Ridge (ORNL) en Tennessee, Estados Unidos.

Summit es tan poderosa que se unió también a la lucha contra el coronavirus y ahora la utiliza el Departamento de Energía de Estados Unidos, quien planea en colaboración con la empresa General Electric (GE) utilizarla para investigar sobre el control y operación de las futuras turbinas que serán instaladas fuera de la costa de Nueva Jersey, Estados Unidos en 2024.

Energía eólica marina puede aumentar casi al doble la cantidad de electricidad que el uso actual de electricidad de Estados Unidos, según la Asociación Estadounidense de Energía Eólica, pero para hacer turbinas con mayor resistencia y eficaces en alta mar, los investigadores necesitan más información, ahí es donde entra Summit, que podría llenar algunos vacíos en los datos históricos en el avance de la energía eólica marina.

Las supercomputadoras tienen un desarrollo más específico en pro de la humanidad y no tanto por su fin comercial, además de ser potentes y eficientes, permiten analizar información en cuestión de segundos mediante simulaciones digitales. Con ello, las supercomputadoras serán de gran ayuda durante cualquier problema donde el intelecto humano aún es incapaz de alcanzar por sí solo.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS