Cómo la tecnología educativa ayuda evitar aleatoriedad y sesgos en las calificaciones

 06-01-2022
Patricio Contreras
   

 

Crédito foto: Cortesía Turnitin

Crédito foto: Cortesía Turnitin

 

Durante el año 2021, muchas instituciones adoptaron modalidades de aprendizaje remoto e híbrido, y todo indica, la tendencia será que este modelo continúe presente en el sistema educativo en los próximos años. Por ello, muchos educadores que aún no usaban la tecnología educativa a su favor, buscaron opciones para adaptarse a la nueva normalidad. No obstante, con una amplia variedad de herramientas de evaluación disponibles, se ha vuelto más importante para los educadores tener una idea clara de sus necesidades y objetivos pedagógicos para tomar la mejor decisión.

La fusión entre el mundo impreso y el digital ya es una realidad y los profesores se enfrentan a los retos de calificar las evaluaciones en menos tiempo y con mayor precisión. En 2021, alrededor de un millón 610 mil estudiantes de escuelas públicas e incorporadas volvieron a clases presenciales, mayormente en un entorno híbrido en el que permanecen un tiempo en casa y otro en los planteles. En este contexto, una encuesta de la plataforma de gestión de aprendizaje D2L reveló, 74% de los padres de familia reconocen que las herramientas digitales contribuyen de manera positiva al aprendizaje de sus hijos.

Las herramientas digitales de evaluación pueden ayudar a los profesores a acelerar la corrección y ahorrar tiempo, pero también es importante tener en cuenta el aspecto pedagógico. Catalina Londoño, gerente de servicios profesionales y educativos en Turnitin América Latina, explicó a NotiPress que no basta con que el servicio solo marque las respuestas como correctas o incorrectas. "Es importante tener una solución que facilite ciclos de retroalimentación entre el alumno y el maestro, para apoyar el proceso de aprendizaje", afirmó

Optimizar el proceso de calificación en este sentido es uno de los mayores desafíos para los docentes, pues es difícil ser consistente a la hora de brindar una retroalimentación. Ello, principalmente porque toma mucho tiempo, el cual puede extenderse en un contexto de digitalización de los procesos educativos. Por ejemplo, en cualquier caso en el que los alumnos realicen un examen un día determinado, deben esperar varios días para saber sus calificaciones. Sin embargo, para entonces quizá las dudas que pueda tener podrían estar ya muy difusas y la calificación puede verse influenciada por sesgos o aleatoriedad.

Además de recibir una retroalimentación puntual, esta tiene que ser formativa, pues sí el alumno sólo recibe su calificación, no sabrá en cuáles aspectos falló y cuáles ha aprendido. "Una herramienta capaz de identificar los avances y retrocesos del alumno ayuda al profesor a proporcionar una retroalimentación mejor, basada en pruebas, que ayudará al progreso del alumno", continuó Londoño.

Con la misión de ayudar al docente durante todo el proceso de evaluación y al mismo tiempo promover el aprendizaje y el desarrollo de los estudiantes, Turnitin, empresa global de tecnología educativa, ha desarrollado la solución de tecnología educativa Gradescope. Esta herramienta de evaluación remota contribuye a la integridad de los aprendizajes y una alta precisión en los resultados de las pruebas de los alumnos, sin importar si se trata de exámenes de opción múltiple o de respuesta abierta.

La plataforma en línea, que es construida por instructores para instructores, permite la creación, distribución y análisis de las evaluaciones, tanto en papel como digital. También alberga una amplia variedad de formatos de evaluación y proporciona información importante sobre las respuestas de los estudiantes. "La herramienta de Turnitin permite ahorrar tiempo en las evaluaciones y hacerlo de una manera óptima. Se pueden calificar preguntas en paralelo, y si se realizan modificaciones sobre el proceso de calificación, automáticamente el sistema actualiza los resultados de los alumnos previamente evaluados", explica Londoño.

Utilizada por más de 110 mil instructores y 2.7 millones de estudiantes en el mundo, Gradescope ya ha calificado más de 600 millones de preguntas en más de 2 mil 600 universidades. Los educadores que quieran saber más sobre ella, tienen la oportunidad de utilizar Gradescope a través de una prueba gratis, con el beneficio extra de ya encontrase disponible en español para licencias institucionales de América Latina. La tecnología educativa no es perfecta, pero puede ayudar a identificar y mitigar muchos sesgos e inconsistencias que invariablemente aparecen en el proceso de evaluación.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS