Atletas y directivos se suman al descontento social por racismo en el deporte

 25-06-2020
Ricardo Cocoletzi

 

   

 

Desde el asesinato de George Floyd a manos de un oficial de policía de Minneapolis ha habido una oleada de figuras deportivas manifestando su descontento. Tanto atletas como directivos han manifestado su postura política exhibiendo los problemas raciales que aun aquejan en la actualidad.

Ha habido todo tipo de protestas contra el racismo, violencia de género, dinero y nacionalidad en la historia deportiva, no solo a nivel nacional sino en instancias olímpicas, todas ellas teniendo un común denominador: la lucha constante por la justicia. Sin embargo, esta lucha no parece tener un fin muy cercano, debido a los constantes debates sobre lo que no se debe hacer en un encuentro deportivo y algunas muestras de descontento hacia figuras en especifico.

Darrell Wallace Jr., quien es conocido como Bubba, es un piloto en la fórmula NASCAR y el primer piloto afroamericano en 50 años, manifestó su descontento hacia las banderas confederadas pidiendo a los directivos de NASCAR la prohibición de las mismas.

"La presencia de la bandera confederada en los eventos de NASCAR va en contra de nuestro compromiso de proporcionar un ambiente acogedor e inclusivo para todos los fanáticos, nuestros competidores y nuestra industria. Reunir a las personas en torno al amor por las carreras y la comunidad hace a nuestros fanáticos y el deporte sean especiales. La exhibición de la bandera confederada estará prohibida en todos los eventos y propiedades de NASCAR" expresó la empresa NASCAR en un comunicado.

Días posteriores al hecho, el piloto hizo lucir el mensaje #BlackLivesMatter, tanto en su playera como en su vehículo, como muestra de apoyo ante las recientes protestas. No obstante, el equipo del piloto encontró una soga a modo de horca en el garaje del competidor. Tras notificar esta falta, la empresa manifestó su descontento y emitió un comunicado en el que se dijo que buscarían a quien estuviera detrás de tan "despreciable" acto.

"El despreciable acto de racismo y odio de hoy me deja increíblemente entristecido y sirve como un recordatorio doloroso de cuánto más tenemos que ir como sociedad y cuán persistentes debemos ser en la lucha contra el racismo", declaró el piloto.

A pesar de todo lo sucedido, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció nuevas directrices prohibitivas hacia los atletas para realizar manifestaciones políticas, religiosas y étnicas en los próximos Juegos Olímpicos de Verano 2020 en Tokio. El presidente del COI, Thomas Bach comentó, "Los Juegos Olímpicos no son y nunca deben ser una plataforma para avanzar en fines políticos o divisivos. Nuestra neutralidad política se ve socavada cada vez que organizaciones o individuos intentan utilizar los Juegos Olímpicos como escenario para sus propias agendas, por legítimos que sean".

En la carta olímpica, la regla 50 menciona la prohibición a los atletas de protestar en los Juegos; no obstante, no es claro sobre lo que se considera "protesta". Debido a ello, fueron emitidas nuevas pautas donde se especifican ejemplos, incluyendo mostrar mensajes políticos en carteles o brazaletes, arrodillarse, interrumpir ceremonias de medallas o hacer gestos políticos con las manos.

Megan Rapinoe, jugadora de la selección de fútbol soccer de Estados Unidos, expresó su descontento ante la postura del COI escribiendo en una historia de Instagram: "se está haciendo mucho sobre las protestas. Se está haciendo muy poco sobre lo que estamos protestando. No seremos silenciados".

Por su parte, jugadores de la NFL solicitaron a la empresa una disculpa sobre los temas de racismo. "Nosotros, la NFL, condenamos el racismo y la opresión sistémica hacia la comunidad afroamericana. Nosotros, la NFL, admitimos que estábamos equivocados por no haber escuchado a los jugadores antes y alentamos a todos los que hablan y protestan pacíficamente. Nosotros, la NFL, creemos que Black Lives Matter es importante".

Roger Goodell, comisionado de la NFL y representante de los 32 propietarios de equipos, le dio la espalda al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien buscaba eliminar las protestas argumentando una falta de respeto a los lábaros patrios de ese país. De esta manera, los atletas y directivos no se rinden y se suman al descontento social por racismo en el deporte.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-