¿Qué es la Ablación por Radiofrecuencia? Alternativa a la cirugía de tiroides

 24-11-2022
Javier Merino
   

 

Crédito foto: Freepik

Crédito foto: Freepik

 

Nuevo procedimiento médico, Ablación por Radiofrecuencia (RFA por sus siglas en inglés), combate los nódulos tiroideos y es dirigido por el doctor Helmi Khadra, cirujano oncólogo. Además, según se informó a NotiPress, el Hospital Houston Methodist ya forma parte de los 20 centros élite estadounidenses que ofrecen el innovador tratamiento.

  • ¿Qué es un "nódulo tiroideo"?

Se refiere a la presencia de una lesión focal que difiere de la estructura del tejido tiroideo, debido al crecimiento de una parte de la glándula tiroides. ¿Cómo se identifica? Por inspección o palpación de cuello, sin embargo, siempre se requiere de estudios protocolarios paraclínicos. Esto debido a que gran parte de los nódulos tiroideos son asintomáticos y generalmente son un hallazgo incidental.

  • ¿Cómo se combaten estos nódulos?

El procedimiento de Ablación por Radiofrecuencia (RFA) usa una guía por ultrasonido y a través de ondas de radio de alta intensidad reduce o "quema" tumores, nódulos y otros crecimientos. La importancia de este avance médico es que anteriormente la primera opción era la cirugía, un proceso invasivo y de lenta recuperación para el paciente.

  • ¿Cuáles son las ventajas de este procedimiento en comparación a la cirugía o tiroidectomía abierta?

Por ejemplo, con cirugía, los pacientes tendrán una cicatriz visible en el cuello, el procedimiento es largo y requiere anestesia general. Además, el tiempo de recuperación es más largo e incluye mayores posibilidades de infección o complicaciones. Y aún más grave, la extirpación completa de la tiroides hace dependiente de medicamentos hormonales de reemplazo a los pacientes, por el resto de sus vidas.

En contraste, con RFA, solo se requiere anestesia local y el paciente puede integrarse al día siguiente a sus actividades cotidianas, no tiene cicatrices visibles. Y aún mejor, generalmente conserva una tiroides en pleno funcionamiento. También es importante señalar que es un procedimiento aprobado por la FDA desde 2018 para usarse en nódulos tiroideos compresivos benignos. Y desde entonces, la permisividad se amplió para incluir neoplasias malignas de menos de 1 cm y tumores metastásicos de los ganglios linfáticos del cuello.

Finalmente, a pesar de lo novedoso y benéfico para los pacientes del procedimiento y pese a la aprobación de la FDA, muy pocos cirujanos están capacitados para implementarlo. "La tiroides se encuentra encima de la tráquea, el esófago y un nervio importante que controla nuestras cuerdas vocales, y entre las arterias carótidas, las venas yugulares y nervios importantes", explicó el Dr. Khadra. Adicionalmente, en pacientes con cáncer de tiroides no detectado en etapas muy tempranas y con ciertas características, sería mejor extirpar la tiroides, dijo. "Hace más fácil monitorear la recurrencia y las hormonas sintéticas que ayudan a prevenir que el cáncer regrese", puntualizó.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS