Asocian ingesta de alimentos orgánicos en la niñez con un mejor desarrollo cognitivo

 01-07-2021
Andrés Zimbrón

 

   

 

Crédito foto: Daniel Fazio en Unsplash

Crédito foto: Daniel Fazio en Unsplash

 

Informes recientes del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) señalan que existe una estrecha relación en el desarrollo neuropsicológico de niños a temprana edad y la ingesta de alimentos orgánicos. Esta situación impacta de manera positiva en niñas y niños incrementando las puntuaciones en pruebas de inteligencia fluida. Es decir, la capacidad de resolver problemas de razonamiento y la capacidad para retener nueva información a corto plazo.

Los estudios publicados en Environmental Pollution, señalan que esta asociación de dietas saludables y el desarrollo neuropsicológico se debe a que las dietas orgánicas proveen de nutrientes esenciales para el cerebro. Algunos de ellos como los ácidos grasos, vitaminas y antioxidantes, crean un conjunto el cual puede mejorar la función cognitiva durante la infancia.

En contraparte, el estudio informó que la ingesta rápida de alimentos, el hacinamiento en casa y el humo ambiental del tabaco durante la infancia está asociado con puntaciones más bajas de inteligencia. Aunado a ello, la exposición a partículas finas (PM2,5) en interiores se asoció con puntuaciones más bajas de memoria de trabajo.

Otro aspecto a señalar es que el estudio titulado "Early life multiple exposures and child cognitive function", utilizó datos sobre mil 298 niñas y niños de 6 a 11 años. Encima, los investigadores analizaron 87 factores ambientales a los que niñas y niños estuvieron expuestos en el útero y otros 122 factores involucrados durante su desarrollo en la infancia.

Uno de los principales objetivos de ISGlobal fue analizar la influencia de estas exposiciones durante el desarrollo y la maduración de cerebro humano. "En la infancia aún no está completamente desarrollado para una defensa eficiente contra los productos químicos ambientales y está muy susceptible a la toxicidad". Así lo describió Jordi Júlvez, autor principal del estudio quien trabaja de forma cercana con el instituto ISGlobal.

También el análisis estuvo enfocado en la complejidad de entender las exposiciones ambientales múltiples y su efecto simultáneo en el neurodesarrollo de los niños. Por ejemplo, el cómo la geografía o incluso la diversidad de culturas puede influir en los niveles de exposición y resultados cognitivos.

Cabe señalar, el estudio desarrollado por ISGlobal forma parte de un proyecto europeo llamado "Human Early-Life Exposome (HELIX)", donde analizan diversos puntos en la salud física- mental y el comportamiento infantil. Hasta el momento, la institución de salud en Barcelona y otras universidades en Europa se mantienen trabajando para resolver más problemas de salud infantil a nivel mundial.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS