Sensores de hidratación desarrollados por el MIT

 02-08-2019
B Amigon

 

   

 

Investigadores del Hospital General de Massachusetts y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han creado un innovador sensor de hidratación que permitirá medir los niveles de hidratación de pacientes con enfermedades renales.

El dispositivo portátil actúa con la misma tecnología que un escáner de imagen por resonancia magnética (MRI) a sólo una fracción del costo de una MRI y en menor tiempo ya que realmente no hay imágenes.

"Hay una necesidad tremenda a través de diferentes poblaciones de pacientes por saber si tienen mucha o poca agua", declaró Michael Cima, profesor 'David H. Koch' de ingeniería en el Departamento de Ciencias Materiales e Ingeniería del MIT, "esta es una manera en la que nosotros podemos medir directamente, en cada paciente, qué tan cerca están a un estado de hidratación normal".

La técnica utilizada en este dispositvo es la relaxometría de resonancia magnética nuclear (NMR), la cual analiza la propiedad de átomos de hidrogeno llamados T2. Las señales de T2 miden el ambiente y la cantidad de átomos de hidrogeno presentes, lo que indicaría la cantidad de moleculas de agua en el cuerpo.

Este dispositivo fue lanzado como proyecto en 2009 debido a la necesidad de una forma de medir la hidratación que no fuera invasiva o poco confiable. Estos niveles de hidratación necesitan ser controlados principalmente en personas con enfermedades renales para saber si necesitan diálisis, pero incluso conocer cuánto de los fluidos necesitan ser eliminados por diálisis es algo difícil para los médicos.

Por medio de pruebas de medición en pacientes antes y después de diálisis se demostró que el dispositivo distingue a un paciente sano de alguien quien necesita diálisis, así como la aproximación a niveles normales de hidratación durante el tratamiento.

Se planea que el dispositivo ayude a disminuir el costo de tratamientos con personas renales pues en Estados Unidos toma 40 mil millones de dólares por año o para personas con insuficiencia cardíaca congestiva. Otros usos que prevén los investigadores son el monitoreo en personas de la tercera edad o atletas para saber si tienen bajos niveles de hidratación debido a la edad o por actividades de resistencia.

En México se estimó el costo anual promedio directo en el sector público para estos mismos tratamientos en 158,964 pesos en 2011. Para 2017 ISSTE declaró que el costo promedio mensual del tratamiento de pacientes con enfermedad renal crónica iba de 25 a 35 mil pesos.

Actualmente el sensor sigue en la fase de pruebas y tiene planeado analizarse el potencia para detectar deshidratación, pero no hay fecha para su implementación en hospitales estadounidenses.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-