Nuevos esfuerzos para terminar con la corrupción en la Liga MX

 10-02-2020
Iván González

 

   

 

Después de la firma del acuerdo entre la Liga MX y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), llevada a cabo el 21 de noviembre de 2019 con el objetivo de terminar con la corrupción dentro del fútbol mexicano, aún quedan muchas acciones que se deben llevar a cabo para terminar con este mal, afirma Raymundo Pelayo, socio de Salles Sainz Grant Thornton, firma mexicana de contadores públicos con más de 35 años de experiencia.

A pesar de que en México se están fortaleciendo las leyes para evitar caer en este tipo de delitos, la firma de un acuerdo donde la Liga MX se ve obligada a informar de cualquier tipo de transacción por parte de los clubes afiliados a ella no terminará del todo con el problema, explica el experto. "Adicionalmente, podrían crearse leyes o disposiciones especiales para clubes deportivos para prevenir el lavado de dinero", dijo Pelayo, quien cree que firmas de auditoría y consultoría externa podrían ayudar a la UIF a verificar el blindaje de los clubes deportivos.

Estas medidas son tomadas después de que se encontraran movimientos de recursos ilícitos en investigaciones realizadas por la SHCP en septiembre de 2019 y obligan a los clubes afiliados a la Liga MX a transparentar sus operaciones, es decir, a desglosar los ingresos obtenidos por venta de boletos, compraventas, patrocinios, tarjetas de lealtad, uso de inmuebles y traspasos de jugadores. Éste último es un tema delicado especialmente en México pues, aunque no existe ningún caso sentenciado por un órgano judicial de este tipo en el país, sí existen declaraciones de personajes del medio que afirman operaciones ilícitas en el balompié mexicano.

José Luis Sánchez Solá, alias "Chelís", mencionó en octubre de 2019, después de la salida de Gustavo Matosas como director técnico del Atlético de San Luis por supuestamente haber cobrado un porcentaje del fichaje de un jugador, que "me hablaron 'n' promotores y periodistas para ofrecerme jugadores y dinero". El varias veces director técnico del Puebla también señaló que él no pone jugadores, sólo los dirige y les encuentra su mejor posición, haciendo referencia a las supuestas operaciones hechas por otros entrenadores del fútbol mexicano.

Raymundo Pelayo señaló que, a nivel internacional, se han detectado operaciones de venta de jugadores con diferentes precios a los establecidos, usando formas de pago alternativas, operaciones "que pudieran estar siendo utilizadas en el deporte internacional para blanquear dinero". Por ello, el experto señala a la unión entre la UIF y la Liga MX como un acuerdo "muy positivo", pero insuficiente para blindar al fútbol mexicano de la corrupción.