Más protestas y represión en Hong Kong

 27-10-2019
Sergio F Cara

 

   

 

Hong Kong se mantiene convulsionada y cada semana es foco en las principales noticias del mundo. El domingo 27 de octubre, la zona comercial y turística de Tsim Sha Tsui fue el escenario de una protesta considerada por autoridades como ilegal, por no contar con el permiso de la policía.

Desde julio de 2019, autoridades policiales han denegado el permiso a quienes se quieren manifestar. Esto en cierta forma contribuyó en disminuir la cantidad de manifestantes, pero no de protestas. Una de las medidas más llamativas se produjo el 5 de octubre con la prohibición del uso de máscaras durante las protestas. Según la jefa de Gobierno, Carrie Lam, con la medida se pretendía restaurar el orden e identificar a los manifestantes más violentos.

Otra acción promovida por autoridades de Hong Kong, en específico la Oficina de Ciberseguridad Tecnología de Hong Kong, fue la solicitud a Apple de eliminar del App Store la herramienta de colaboración HKmap.live, por considerarla un colaborador en crear informes y mapear puntos de control policial. La app en sí, ofrecía información amigable, pero fue utilizada de manera malintencionada para atacar a agentes individuales por violencia, al tiempo que contribuía en victimizar a individuos o propiedades sin custodia policial presente.

Las tensiones del domingo 27 de octubre aumentaron cuando oficiales con equipos antidisturbios se desplegaron fuera del Museo Espacial y Centro Cultural para iniciar una pesquisa de manifestantes con máscaras, algo prohibido desde el 5 de octubre por Lam.

Autoridades policiales advirtieron a los manifestantes en un comunicado, detener de inmediato todo tipo de acto ilegal, como lo es el uso de máscaras para ocultar la identidad de las personas. La policía publicó un tweet en el que dice "las multitudes enmascaradas desafían abiertamente el estado de derecho".

Por su parte, la policía dijo, manifestantes utilizaron bombas incendiarias caseras hechas con gasolina en contra de la estación policial en Sham Shui Po, al noroeste de Tsim, Sha Tsui. La jornada de protestas se suma a otras que desde mediados de 2019, se ejecutan cada fin de semana en Hong Kong. La represión de la policía va acompañada de las tensiones por parte de manifestantes.