Agencia turística Thomas Cook abandona a viajeros tras su quiebra

 24-09-2019
Marisa Silva

 

   

 

Thomas Cook, la operadora turística británica más antigua del mundo ha dejado varados a 600 mil viajeros en distintos internacionales, luego de que las negociaciones para lograr saldar su deuda de 2 mil 100 millones de dólares fracasaron y reconoció su bancarrota este fin de semana.

Sin aviso previo, la agencia de viajes Thomas Cook anunció el cese de sus pagos la madrugada de este lunes 23 de septiembre de 2019 y, con ello, la pérdida de empleo de 22 mil trabajadores, así como la cancelación inmediata de todos sus servicios, incluidos los vuelos programados por su aerolínea, Thomas Cook Airlines.

Como una medida de urgencia, la empresa creada en 1841, pidió al gobierno inglés la cantidad de 150 millones de libras esterlinas para poder librarse de la ruina; sin embargo, el préstamo les fue negado por el primer ministro Boris Johnson quien argumentó que la agencia no es la única compañía con problemas financieros.

La Autoridad de Aviación Civil (CAA) de Reino Unido ha puesto en marcha un programa de repatriación para alrededor de 150 mil pasajeros británicos que, tras las cancelaciones de vuelos, se han quedado sin forma de volver a su país de origen. Grant Shapps, ministro de transportes detalló que una flota de 45 aviones chárter sustituirá a la de Thomas Cook Airlines y junto a la CAA repatriarán la madrugada de este lunes un aproximado de 14 mil personas.

Este gigante turístico cuenta con agencias filiales en 16 países como Reino Unido, Noruega, Suecia, Finlandia, Rusia, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Alemania, Polonia, República Checa, Hungría, Austria, Suiza y Francia, además de hoteles en países como España, Portugal, Italia, Estados Unidos, Egipto, entre otros.

Fosun, compañía china y principal accionista de la agencia, tomó el control de esta desde hace varios meses y ha comenzado los procedimientos de liquidación judicial. Los directivos mantuvieron reuniones de emergencia en recientes días, pero fue imposible frenar declive de la empresa que empeoró en 2018.

Diversos factores externos influyeron, según expertos, para que la operadora turística llegara al final de su existencia, entre los principales resalta la salida de Reino Unido de la Unión Europea que ahuyentó a los viajeros para hacer reservas hacia este destino; además la ola de calor en Europa en 2018 y la amenaza de guerra civil en Turquía, uno de los destinos favoritos de clientes de la agencia, bajaron considerablemente los ingresos, aunado al alto precio del combustible y el encarecimiento del mercado hotelero.

Pasajeros de vuelos, turistas con paquetes vacacionales reservados, hoteleros, proveedores y demás afectados, quedarán en espera de información por parte del grupo turístico, mientras Condor, aerolínea alemana y Thomas Cook Baleares, ambas filiales de la compañía británica anunciaron que seguirán operando pese a la quiebra, por lo que la primera ha pedido ya un préstamo al Estado alemán para evitar problemas de liquidez.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-