Cómo la situación geopolítica puede desestabilizar y causar un Internet fragmentado

 27-07-2021
Jorge Cerino

 

   

 

Crédito foto: NASA en Unsplash

Crédito foto: NASA en Unsplash

 

El mundo vive en un importante estado de interconexión gracias al Internet, con más de cuatro mil millones de usuarios activos alrededor del mundo, según el portal de estadística Statista. Sin embargo, la lucha política por el control de Internet puede traer como consecuencia un internet fragmentado, con diversos riesgos y consecuencias negativas, aseguran especialistas.

Según los expertos, existe por un lado el riesgo de la concentración total del manejo del Internet en manos de unas pocas organizaciones estadounidenses. No obstante, también existe un riesgo importante de fragmentación que podría desestabilizar el Internet, debido a los intentos de desafiar el status quo de parte de países como Rusia y China.

Investigaciones sugieren la existencia de una relación entre la gobernanza del Internet y otras cuestiones en las relaciones internacionales, como el comercio. Por ejemplo, un estudio del Daylight Security Research Lab menciona el bloqueo de sitios web en ciertos países como un síntoma de un Internet fragmentado relacionado con la geopolítica. Aseguran, un monitoreo del grado en que los países bloquean contenido similar puede dar indicios de cambios geopolíticos rápidamente.

En su estudio ejemplifican esta situación con un escenario imaginario donde Estados Unidos bloquea las aplicaciones chinas WeChat y TikTok, mientras la Unión Europea no lo hace. Con este cambio, aseguran, se podría predecir que la Unión Europea, y no los Estados Unidos, sería más propensa a realizar intercambios comerciales con China.

Así, el esfuerzo reciente de la administración de Donald Trump para prohibir TikTok es un reflejo de esta realidad, señaló Nick Merril, uno de los autores del estudio en una publicación de la organización sin fines de lucro The Brookings Institution. Menciona, se trató de una respuesta a la creciente influencia china manifestada en línea, que resulta en un Internet fragmentado y en un ejemplo de cómo la gobernanza de internet y la geopolítica se mueven juntos.

Más allá del bloqueo de sitios web, otras acciones motivadas por la geopolítica también han empujado hacia un Internet fragmentado. Tal es el caso de la Ley soberana de Internet, una serie de enmiendas legales de 2019 que permite al gobierno ruso separar el Internet ruso del resto del mundo. Como esto le permite sostener su servicio de Internet doméstico de forma independiente, Rusia podría atacar la infraestructura central de Internet global con un menor riesgo de afectar a su población nacional.

Como respuesta a este escenario, los responsables de la formulación de políticas deben apostar por mantener la interoperabilidad del Internet. Esta postura, contraria a la concentración de su control en unos pocos actores y también contra un Internet fragmentado, debe velar por los principios de una red descentralizada, abierta e interoperable. Para los expertos, el primer paso debe ser comprender el ecosistema de Internet y sus vínculos con la geopolítica para de esta forma enfrentar los diversos riesgos potenciales de desestabilización del Internet.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS