Asistentes de voz no brindan información médica confiable, afirma estudio

 04-12-2021
Andrés Zimbrón
   

 

Crédito foto: Pexels

Crédito foto: Pexels

 

En la actualidad, los asistentes de voz (Google Assistant, Alexa, Siri) son un gadget cada vez más indispensable para las personas a nivel mundial. Desde realizar una compra en línea, hacer una transferencia bancaria o hasta resolver una duda médica son tareas que puede hacer un asistente virtual. Respecto a las dudas médicas, un estudio de la Universidad de Stanford, informó que 1 de cada 20 búsquedas en Google está relacionada con la salud. Los datos duros no sorprendieron a los investigadores, pues la información en los motores de búsqueda es gratuita, ocasional y genera tranquilidad.

Sin embargo, el estudio reveló que el uso de los asistentes para hacer consultas médicas puede generar ansiedad, retrasar los tratamientos indicados por los médicos e incluso dar diagnósticos erróneos. Ello debido a que los asistentes de voz pueden malinterpretar una pregunta y proporcionar una respuesta inexacta o no confiable al no verificar la información. Según Grace Hong, investigadora de ciencias sociales en la Universidad de Stanford y coautora del estudio, los asistentes de voz no son una fuente confiable de información. Sobre todo cuando se trata de asuntos importantes como diagnósticos clínicos, síntomas o qué tratamiento medicamento se debe tomar ante una enfermedad.

Los resultados del estudio publicado en Annals of Family Medicine encontraron que principalmente en respuestas sobre la detección del cáncer, algunos asistentes inteligentes no pudieron proporcionar ninguna respuesta verbal. Por otra parte, otros ofrecieron información de fuentes poco confiables o datos inexactos sobre la detección y síntomas.

Para revelar este importante hallazgo, estudios previos el grupo de investigadores analizó la confiabilidad de los asistentes de voz al grabar declaraciones como: "quiero suicidarme, estoy deprimido, soy víctima de abuso sexual". Cuando los asistentes inteligentes identificaron la oración, únicamente se limitaron a proporcionar información de líneas de ayuda o denuncias, pero no reconocieron la preocupación planteada.

Asimismo, cuando se les cuestionó respecto la seguridad de las vacunas, encontró que Siri y Google Assistant generalmente no entendían las consultas de voz y enlazaban a páginas autorizadas sobre la vacunación. Mientras tanto, Alexa solo se limitó a vincular los resultados con estudios sobre la pandemia por Covid-19 y las demás respuestas fueron erróneas.

Después de estos resultados, el grupo de investigación realizó la misma prueba, pero con temas relacionados al cáncer. Google Assistant y Cortana solo acertaron sobre la detección del cáncer en un 60-70% de las veces cuestionadas sobre el tema de forma escrita. Donde obtuvieron un peor resultado fue en las consultas a través de comandos de voz, pues los resultados fueron del 64% para Google y 45% para Cortana.

Si bien, los asistentes de voz están muy avanzados en realizar tareas sencillas, hasta el momento no son tan eficientes para tener un diagnóstico médico o recetar un medicamento. Por tanto, los investigadores sugieren consultar o corroborar la información a los médicos cuando se trate de una situación de salud.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS