La crisis en Estados Unidos por el cigarrillo electrónico

 22-09-2019
B Amigon

 

   

 

Recientemente en Estados Unidos está sucediendo una crisis por las enfermedades presuntamente provocada por cigarrillos electrónicos y dispositivos para "vapeo". La situación es tal que muchas empresas han suprimido la publicidad para estos dispositivos. Nueva York prohibió la venta de estos mientras el número de fallecidos y casos registrados continua ascendiendo.

Desde los casos de enfermedades pulmonares reportados desde julio de 2019, actualmente ya fue reportado en Missouri el octavo caso de una persona fallecida relacionados con el uso de e-cigarettes, según información de la Agencia de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés). Ante estas muertes, la administración de Donald Trump, presidente de Estados Unidos busca prohibir los cigarrillos electrónicos.

El pasado 17 de septiembre, Nueva York se convirtió en el primer estado en prohibir la venta de productos saborizantes para el vapeo y Michigan también aprobó la medida que será llevada a cabo en días posteriores. Con la prohibición, el presidente mencionó en su cuenta de Twitter la posibilidad de llevarla a nivel nacional.

Walmart incluso envió un comunicado a medios: "Dado la creciente complejidad de regulaciones locales, estatales y federales relacionado con la incertidumbre a los cigarrillos electrónicos, decidimos descontinuar la venta de productos electrónicos con nicotina en todas las sucursales de Walmart y Sam's Club en Estados Unidos. Completaremos la decisión una vez se venda todo el inventario existente".

Por su parte, empresas como CBS, WarnerMedia y Viacom decidieron dejar de publicitar Juul y otras marcas de e-cigarettes. Las empresas respondieron que la publicidad volverá a mostrarse una vez se pruebe que los productos no son dañinos.

Roberto Sussman, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), declaró a medios que las muertes en el país vecino deben estar relacionadas con el uso de líquidos adulterados con aceites cannabinoides procedentes del mercado negro, esto debido a que las causas señaladas por autoridades estadounidenses, la nicotina y saborizantes, no tienen efecto en otra población del mundo donde también son usadas.

Hasta el momento, existen 530 casos confirmados o relacionados con el uso de cigarrillos electrónicos. Tan sólo del 11 de septiembre a 17 aumentaron 150 casos y parece que la edad o el sexo no están relacionados, pues, de acuerdo a datos del Centro para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), 72% de los casos son hombres, 67% en personas de 18 a 34 años.

CDC ha recomendado a la población estadounidense dejar de usar productos de cigarrillos electrónicos o de vapeo ya que las causas aún no se han encontrado, los casos no parecen tener conexiones entre sí, además del uso. En México, la diputada Frinné Azuara Yarzábal exhortó en un comunicado el 21 de septiembre a la Secretaría de Salud a realizar un estudio, a fin de conocer el impacto generado en la población del consumo de cigarrillos electrónicos vaporizables, en especial entre los adolescentes y jóvenes.