Cuáles son las consecuencias de una distribución desigual de vacunas contra Covid-19

 28-02-2021
Antonio Moreno

 

   

 

Crédito foto: Kelsey Knight en Unsplash

Crédito foto: Kelsey Knight en Unsplash

 

Una distribución desigual de las vacunas contra la Covid-19 en el mundo puede tener graves consecuencias tanto para los países ricos como los pobres. Incluso, expertos afirman, la vacunación desigual podría tener un costo de 9 billones de dólares en la economía global para 2021. A pesar de apoyos a naciones pobres, como el mecanismo COVAX, para equilibrar las inmunizaciones, algunos países ricos ya hicieron la compra de dosis necesarias para vacunar a toda su población.

A finales de 2020, naciones ricas ya habían asegurado dosis para inmunizar a su población; como Canadá, la cual adquirió más de 338 millones de dosis, suficientes para vacunar cuatro veces a su población. También, Inglaterra adquirió tres veces el número de vacunas que su población requiere para llegar a la inmunización de rebaño. Por su parte, Estados Unidos reservó más de mil millones 200 mil dosis, y hasta el momento ha vacunado alrededor del 14 por ciento de su población. Mientras, más de 100 naciones no han administrado ni una sola dosis, y sólo se han entregado 55 inmunizaciones en 29 países de bajos ingresos.

Las consecuencias de esta desigualdad en la vacunación entre países pueden afectar al mundo en su totalidad, tanto en el aspecto económico como en materia de salud. Esta falta de vacunas en naciones pobres podría prolongar la pandemia, impulsar la evolución del virus a nuevas variantes y aplazar la recuperación económica de países pobres y ricos. "El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico, y el precio de este fracaso se pagará con vidas en los países más pobres del mundo", señaló el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Debido a la falta de vacunación en naciones pobres, una nueva variante del coronavirus podría darse entre personas expuestas al virus por más tiempo. Un ejemplo de ello es la cepa de Inglaterra, B.1.1.7, la cual en tan sólo algunos meses se expandió a más de 70 países. "Cuanto más se replica el virus, más oportunidad de evolucionar sobre las vacunas existentes o el sistema inmune con buena respuesta a las variantes pasadas", explicó William Moss, director ejecutivo del Centro Internacional de Acceso a Vacunas de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

Estas nuevas variantes, que pueden desarrollarse en países sin suficientes vacunas, llegarían a regiones previamente vacunados, y podrían ser resistentes a las vacunas actuales. También, las crisis económicas de otros países afectarían a la economía global independientemente de la riqueza de los países. Según Selva Demiralp, economista de la Universidad de Koç en Estambul, la desigualdad en la vacunación contra Covid-19 costaría a la economía global más de 9 billones de dólares durante 2021.

Con este panorama, es evidente la necesidad de vacunar a la mayoría de la población en países tanto ricos como pobres, las consecuencias de descuidar una nación podrían ser globales. Cabe señalar, sin una vacunación global, los confinamientos y cierres de negocios podrían prolongarse, afectando aún más la economía y la estabilidad mental de las personas.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS