FDA aprueba ropa interior para prevenir enfermedades de transmisión sexual

 14-05-2022
Andrés Zimbrón
   

 

Crédito foto: charlesdeluvio vía Unsplash

Crédito foto: charlesdeluvio vía Unsplash

 

Cifras disponibles hasta el momento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que a nivel mundial, más de un millón de personas contraen enfermedades de transmisión sexual (ETS). Bajo ese contexto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó la primer ropa interior para proteger a las personas de ETS durante el sexo oral.

De acuerdo con el sitio web de la firma Lorals, la ropa interior diseñada para mujer puede usarse durante el sexo oral y evitar que alguna enfermedad de transmisión sexual. El producto, llamado Lorals for protection, esta hecho de una tela ultradelgada de látex sabor vainilla y tiene un sello en el interior del muslo para mantener los líquidos.

En una entrevista para Women of Wearables, la creadora de la ropa interior, Melanie Cristol, declaró queesta prenda debe utilizarse una sola vez, igual a un preservativo. Además, Cristol explicó que al ser de una tela muy delgada casi como un condón, las mujeres pueden tener relaciones sexuales sin quitarse la prenda y con el mismo placer. La marca también ofrece otro tipo de productos para los cuales no está buscando una aprobación de la FDA y están destinados al sexo oral más placentero.

Anteriormente, se han creado las barreras dentales, una pequeña lámina de látex o poliuretano que se coloca sobre la vagina antes del sexo oral. Todo con el principal objetivo de prevenir enfermedades de transmisión sexual a través de los fluidos.

Incluso, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) instruyen a las personas sobre la colocación del mismo o en caso de emergencia, hacer uno con un condón convencional. A pesar de ello, la misma organización ha declarado que utilizar una barrera oral garantiza una protección efectiva contra el herpes y el VIH, dos enfermedades de transmisión sexual comunes.

Tanto para las organizaciones de salud, como para la empresa Lorals, una ropa interior protectora ante enfermedades de transmisión sexual podría ser una solución factible. Por ello, los ensayos clínicos en esta prenda no fueron necesarios para su aprobación. Pues gracias a su documentación sobre el grosor, elasticidad, resistencia y otras pruebas, decretaron que era igual o más efectivo en comparación a un condón.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS