Infección natural vs vacunación: surgen diferencias en las respuestas de anticuerpos

 09-10-2021
Ali Figueroa

 

   

 

Crédito foto: Sergio Cara (NotiPress)

Crédito foto: Sergio Cara (NotiPress)

 

Un estudio publicado en la revista Nature informó, la infección natural viral puede generar anticuerpos de mayor duración y adaptabilidad a las variantes frente a los anticuerpos generados por la vacunación. De acuerdo con Michel Nussenzweig, profesor del laboratorio de inmunología molecular en la Universidad Rockefeller, esto se debe al comportamiento de las células memoria B (MBC, por sus siglas en inglés).

La vacunación tiene por objeto producir anticuerpos en el organismo para resistir las infecciones de diversos padecimientos y enfermedades. Asimismo, entre los mecanismos de defensa más eficientes se encuentra exponer a las células de memoria MBC a vectores con material genético para enseñarles a combatirlos. Científicos a cargo del profesor informaron para la red EurekAlert, el tiempo y la efectividad de protección pueden variar con base en la enfermedad y forma de exposición a los patógenos. En el caso de la gripe española, estas células pueden generar suficientes anticuerpos hasta un siglo después de haber sido inoculada.

El equipo de investigación de Nussenzweig informó, la enfermedad Covid-19 produce una evolución de las MBC que les permite crear anticuerpos robustos y adaptables durante casi un año. Con base en esa información realizaron pruebas para comparar la evolución de los anticuerpos en pacientes recuperados de infección natural y pacientes vacunados con el vector mRNA: Pfizer-BioNTech y Moderna. Luego de 5 meses, los efectos en los anticuerpos muestran una ventaja de inmunidad en las infecciones naturales, con un desarrollo de más anticuerpos por un periodo doble de tiempo. Si bien la vacunación pierde efectividad y puede quedar vulnerable ante nuevas infecciones y variantes del virus Sars-Cov-2, una infección tiene peores consecuencias para el organismo, determinaron los especialistas.

Otro factor destacado por el estudio es el papel de las MBC ante los cuadros graves de infección y el covid largo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define este tipo de Covid-19 como una versión de la enfermedad con síntomas y malestares persistentes. Con porcentajes de población que oscilan entre 10% y 20% de los pacientes infectados por el Sars-Cov-2. Según el documento publicado en Nature, si bien los anticuerpos de la vacunación pueden perder efectividad, la respuesta de inmunidad ayuda a prevenir los casos graves y malestares persistentes.

Cifras oficiales indicaron, los casos de Covid-19 ascienden a 237 millones 392 mil 811; con un total de 214 millones 508 mil 494 pacientes recuperados. Bajo esta línea, especialistas en epidemiología y biología molecular mantienen esfuerzos por estudiar la prevalencia de MBC, tanto en personas que fueron contagiadas por el virus Sars-Cov-2, como aquellas vacunadas. El profesor de la Universidad Rockefeller advirtió, para lograr un aumento de anticuerpos por vacunación que rivalicen a la infección natural, podría ser necesario una tercera aplicación de refuerzo en las dosis de mRNA, correspondiente a las vacunas Moderna y Pfizer.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS