Proponen pruebas serológicas para un mejor entendimiento de la pandemia de Covid-19

 07-05-2020
Jorge Cerino

 

   

 

Ante la expansión de coronavirus y con miras a futuro, diversas agencias de salud señalan los beneficios de conocer la cantidad de personas que han sido infectadas con el virus SARS-CoV-2. Para obtener esta información recomiendan la aplicación de pruebas serológicas a través de muestreos de diferentes escalas, propósitos, ubicaciones y poblaciones estudiadas.

Cuando una persona se infecta con SARS-CoV-2, su sistema inmune produce anticuerpos específicos para combatir el virus. Una prueba serológica o de seroprevalencia se utiliza para localizar estos anticuerpos en el suero de la sangre, con lo que determina si persona estuvo enferma de Covid-19, haya tenido o no síntomas de la enfermedad.

Los anticuerpos aparecen una o dos semanas después de los primeros síntomas. Considerando que los síntomas pueden desarrollarse de dos a tres semanas después de la infección, estas pruebas no deben ni pueden ser usadas en el diagnóstico de un caso activo de la enfermedad. Para esto, el protocolo es recurrir a una prueba de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés): Estas pruebas detectan el material genético del virus en el cuerpo, para determinar una infección activa.

Un resultado negativo en una prueba de seroprevalencia puede significar cosas distintas: la persona no ha sido infectada; existió una infección, pero la respuesta inmune no fue lo suficientemente fuerte para desarrollar anticuerpos; o la enfermedad aún se encuentra en una etapa temprana y el paciente aún no los desarrolla.

Actualmente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (o CDC, como son conocidos en inglés) contemplan el uso de pruebas serológicas en su estrategia contra el Covid-19. Con ellas, buscan entender mejor el comportamiento de la enfermedad, al analizar los casos que las pruebas PCR no consideran personas infectadas pero asintomáticas o con síntomas leves quienes no buscan atención médica.

Las pruebas de la CDC podrían responder efectivamente a las siguientes preguntas: ¿Cuánta población de los Estados Unidos ha sido infectada? ¿Cómo cambia esta cifra a través del tiempo? ¿Cómo se comporta la enfermedad en relación a factores como la edad, locación, o condiciones médicas previas?

Estos muestreos serológicos pueden rastrear el progreso de la enfermedad en la población a través del tiempo, ayudándose del porcentaje de personas a quienes se les detectan los anticuerpos para el SARS-CoV-2. De esta forma pueden conocer cuánta gente no se ha infectado y planear medidas sanitarias más efectivas con base en esta información. Los muestreos de seroprevalencia también pueden ayudar a entender cómo actúa la enfermedad en los casos que presentan factores de riesgo, al estudiar la edad, la locación y las enfermedades previas de las personas. Asimismo, estas pruebas serían útiles para determinar cuánto tiempo permanecen los anticuerpos en la sangre después de la infección.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-