¿Cuáles son las alternativas para responder a la fast fashion?

Con esta tendencia crea la necesidad de renovar estilos lo más pronto posible con prendas fabricadas de forma acelerada

Empresas como Urbanic hacen frente a la fast fashion empoderando a personas a través de su ropa; sin diferencias entre ningún tipo de cuerpo, raza o género

El ritmo en el que consumimos, desde alimento hasta las prendas de vestir, impacta en el medio ambiente. De acuerdo con Greenpeace, el concepto de fast fashion, o moda rápida, refiere a grandes volúmenes de ropa producidos por la industria de la moda, en función de las tendencias y una necesidad inventada de innovación. Además, la producción de ropa representa 10% de emisiones de CO2 a nivel global, equivalente a lo que libera la Unión Europea por sí sola. En este sentido, Urbanic, app de moda y estilo de vida se presenta en México como una alternativa cosmopolita, tecnológica, inclusiva y sustentable frente al fast fashion.

María Vasconcelos, vocera de Urbanic, dijo a NotiPress que la empresa tiene como objetivo construir una comunidad basada en la confianza y la ética. "Es mucho más que la moda lo que estamos ofreciendo, es una idea para revolucionar los estándares convencionales", explica Vasconcelos. La propuesta de Urbanic a la fast fashion tiene dos pilares: la inclusión y la sustentabilidad. Su propósito es empoderar a las personas a través de su ropa; sin diferencias entre ningún tipo de cuerpo, raza, género, nacionalidad u orientación sexual. Así, la empresa propone tres acciones concretas para trabajar en la inclusión.

Urbanic además utiliza un algoritmo de recomendaciones personalizadas, permitiendo tener un mejor control sobre el inventario de cada prenda y manufactura sobre pedido. En total, el sistema documenta en tiempo real grandes bases de datos para que la marca pueda seguir ofreciendo productos de gran calidad, precios accesibles y el mejor servicio al cliente. James Wellwood, fundador de Urbanic, dijo a NotiPress que el 2022 marcará una importante relación con el mercado mexicano. "Queremos mantener el crecimiento anual de la marca de 500% desde 2019, ahora en más países emergentes", señaló.

Dar el paso a un consumo responsable, en el que se reduzca la adquisición de ropa, debe ser en función de la durabilidad y calidad y no en tendencias innecesarias. Por ello se debe optar por marcas sustentables, reparar, reutilizar y renovar las prendas y no elegir la fast fashion.