Cuáles serían las consecuencias de usar armas químicas en conflicto Rusia-Ucrania

 23-03-2022
Andrés Zimbrón
   

 

Crédito foto: Pixabay

Crédito foto: Pixabay

 

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, advirtió sobre la posibilidad de que Rusia pueda atacar Ucrania por medio de armas químicas. La situación se desató cuando su homónimo Vladimir Putin acusó al gobierno ucraniano de poseer armas biológicas y químicas. La constante alerta a este tipo de armamento revive los estragos ocasionados en conflictos bélicos anteriores.

Ministerio de Defensa de Rusia señaló a Ucrania de planear un ataque químico contra el pueblo ruso. Ante ello, Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos se reunió con el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolay Patrushev. Todo con el objetivo de advertirle sobre las consecuencias de cualquier decisión Rusia de emplear armas químicas o biológicas en Ucrania.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el uso de armas químicas comenzó en la Primera Guerra Mundial, cuando ambos bandos utilizaron un gas a base de azufre llamado gas mostaza. Esta arma química fue la causante de miles de bajas en el campo de batalla, pues ocasionaba a los soldados quemaduras graves en la piel y ampollas. Además, no podían respirar porque al inhalarlo irritaba los pulmones causando tos o dificultades para respirar, en una alta exposición del gas mostaza, podía causar un edema pulmonar. Es decir, acumulación de líquido en los pulmones y una intensa falta de aire que requiere de atención médica inmediata.

Desde municiones, hasta proyectiles grandes impulsados por morteros utilizaban sustancias como cloro, fosgeno y el mencionado gas mostaza. Los resultados fueron devastadores, solo en la Primera Guerra Mundial el producto de utilizar estas armas ocasionó 100 mil muertes y un millón a partir de ese hecho histórico hasta la actualidad.

En este sentido, en 1925 se firmó el Protocolo de Ginebra el cual prohibió el uso de armas químicas en la guerra. Si bien, fue un importante paso, el Protocolo presentaba una serie de problemas, por ejemplo, la falta de prohibición del desarrollo, producción o almacenamiento de armas químicas. A pesar del acuerdo, durante la Segunda Guerra Mundial se utilizaron gases venenosos en campos de concentración Nazis y en Asia.

Posteriormente, el uso de Napalm, otra arma controversial fue clave para que se detuvieran de una forma categórica el armamento de tipo químico y biológico. La sustancia hecha de gasolina viscosa, palmíticos, nafténicos y más compuestos es altamente inflamable, se pega en todas las superficies y quema todo durante un largo periodo de tiempo. Su uso en la Guerra de Vietnam y quemó aldeas enteras, bosques y también provocó graves quemaduras a la población civil que quedó atrapada por el ataque estadounidense.

Fue en 1980, en una convención acerca de las prohibiciones o restricciones sobre armas convencionales de las Naciones Unidas agregó al Napalm y demás tipos de armas incendiaras en la lista de armas prohibidas. La última actualización de prohibición de armas químicas fue en 1997, donde hay un acuerdo sobre el desarme multilateral que contempla toda eliminación de armas de destrucción masiva, desarrollos y almacenamientos de armas químicas.

Hasta el momento, no existe algún indicio de que el gobierno ruso pretenda atacar con armas químicas a Ucrania. De igual manera, el estado ucraniano tampoco ha dado pie para amenazar a Rusia sobre un posible ataque biológico o químico. Sin embargo, todas las naciones están atentas ante un posible ataque con armamento químico o biológico e impedir su accionar por ambas partes.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS