Desafíos de movilidad urbana: cómo grandes ciudades abordan el problema del tránsito

 02-05-2023
Jorge Cerino
   

 

Crédito foto: Inés Alvarado (NotiPress)

Crédito foto: Inés Alvarado (NotiPress)

 

Según especialistas de movilidad consultados por NotiPress, los habitantes de las ciudades más transitadas se enfrentan diariamente a dificultades de traslado, congestión vehicular y transporte público deficiente. Por esto, enfatizan la importancia de crear políticas públicas para una transformación urbana hacia un modelo más sostenible, a fin de enfrentar los actuales retos económicos, ambientales y sociales.

Una de las soluciones en tendencia son las smart cities o ciudades inteligentes, que buscan optimizar la eficiencia de la movilidad urbana sin generar grandes cambios físicos en el entorno. En este sentido, las herramientas digitales de hoy en día pueden utilizarse para hacer más seguro el tránsito, reducir la congestión o hacer más ecológico el transporte, según el Banco Mundial. Entre estas, destacan las tecnologías de modelado, las cuales evalúan grandes cantidades de decisiones e interacciones para aliviar la congestión vehicular, mejorar la movilidad a mediano plazo y comprender el largo plazo.

En términos medioambientales y de cambio climático, existe una fuerte tendencia para promover la transición de la movilidad hacia el uso de energías limpias. "Hoy en día, los proyectos de electromovilidad son cruciales para las ciudades donde se busca mitigar los efectos del cambio climático", comenta Fernando Páez, director adjunto en World Resources Institute (WRI) Colombia. En este sentido, las campañas de introducción de autobuses eléctricos intentan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la movilidad urbana, sostienen proyectos como la Iniciativa para la Transformación de la Movilidad Urbana.

No obstante, otras propuestas en tendencia tratan de mirar más allá de la electromovilidad en cuanto a la mejora de los desplazamientos diarios en zonas urbanas. Bajo este enfoque se proponen estrategias complementarias como incrementar la tasa de uso del transporte no motorizado, aumentar la accesibilidad del transporte público y generar espacios amigables para peatones y ciclovías.

Además de los retos ambientales, mejorar las condiciones de movilidad urbana también ayuda a preservar la salud de los habitantes de grandes ciudades. Entre las problemáticas relacionadas con el tránsito lento y la congestión vehicular, por ejemplo, se encuentran afectaciones para la salud mental. Síntomas de depresión, estrés y agotamiento pueden manifestarse tanto en usuarios del transporte público como en conductores de automóviles particulares. Además se conocen afectaciones físicas como problemas de espalda, derivados de mantener una mala postura por un período prolongado.

Conforme el crecimiento urbano avanza, se vuelven más relevantes las intervenciones para mejorar la movilidad, con una fuerte tendencia al uso de innovaciones tecnológicas como las herramientas de análisis digital y la electromovilidad. Además, esquemas como las smart cities tendrán crecimiento importante en el mercado en los próximos años, de acuerdo con el seguimiento de este tema en NotiPress.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS